Sentencia

Sentencia n° 2018-773 DC de 20 de Diciembre de 2018

Ley en materia de Lucha contra la Manipulación de la Información

De conformidad con las condiciones previstas en el segundo párrafo del artículo 61 de la Constitución, la Ley en materia de Lucha contra la Manipulación de la Información, en el marco de la Decisión sobre Cumplimiento (DC) n.° 2018‑773, fue remitida al CONSEJO CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA FRANCESA, el 21 de noviembre de 2018, por los senadores siguientes: D. Bruno RETAILLEAU, D. Serge BABARY, D. Philippe BAS, D. Jérôme BASCHER, D. Arnaud BAZIN, D.ª Martine BERTHET, D.ª Anne‑Marie BERTRAND, D. Jean BIZET, D. François BONHOMME, D. Bernard BONNE, D. Gilbert BOUCHET, D.ª Céline BOULAY‑ESPÉRONNIER, D. Yves BOULOUX, D. Jean‑Marc BOYER, D. Max BRISSON, D.ª Marie‑Thérèse BRUGUIÈRE, D. François‑Noël BUFFET, D. François CALVET, D. Christian CAMBON, D.ª Agnès CANAYER, D. Jean‑Noël CARDOUX, D.ª Anne CHAIN‑LARCHÉ, D. Patrick CHAIZE, D. Pierre CHARON, D. Alain CHATILLON, D.ª Marie‑Christine CHAUVIN, D. Guillaume CHEVROLLIER, D.ª Marta de CIDRAC, D. Pierre CUYPERS, D. Philippe DALLIER, D. René DANESI, D.ª Laure DARCOS, D. Mathieu DARNAUD, D. Marc‑Philippe DAUBRESSE, D.ª Annie DELMONT‑KOROPOULIS, D. Gérard DÉRIOT, D.ª Catherine DEROCHE, D.ª Jacky DEROMEDI, D.ª Chantal DESEYNE, D.ª Catherine DI FOLCO, D. Philippe DOMINATI, D. Alain DUFAUT, D. Laurent DUPLOMB, D.ª Nicole DURANTON, D. Jean‑Paul ÉMORINE, D.ª Dominique ESTROSI‑SASSONE, D. Michel FORISSIER, D. Bernard FOURNIER, D. Christophe‑André FRASSA, D.ª Joëlle GARRIAUD‑MAYLAM, D.ª Frédérique GERBAUD, D. Jordi GINESTA, D. Jean‑Pierre GRAND, D. Daniel GREMILLET, D. François GROSDIDIER, D.ª Pascale GRUNY, D. Charles GUENÉ, D. Jean‑Raymond HUGONET, D. Benoît HURÉ, D. Jean‑François HUSSON, D.ª Corinne IMBERT, D.ª Muriel JOURDA, D. Guy‑Dominique KENNEL, D. Marc LAMÉNIE, D.ª Élisabeth LAMURE, D.ª Florence LASSARADE, D. Daniel LAURENT, D.ª Christine LAVARDE, D. Antoine LEFÈVRE, D. Dominique de LEGGE, D. Ronan LE GLEUT, D. Jean‑Pierre LELEUX, D. Henri LEROY, D.ª Vivette LOPEZ, D. Michel MAGRAS, D.ª Viviane MALET, D. Didier MANDELLI, D. Jean‑François MAYET, D.ª Marie MERCIER, D. Sébastien MEURANT, D.ª Brigitte MICOULEAU, D. Alain MILON, D.ª Patricia MORHET‑RICHAUD, D. Philippe MOUILLER, D. Louis‑Jean de NICOLAY, D. Claude NOUGEIN, D. Olivier PACCAUD, D. Philippe PAUL, D. Philippe PEMEZEC, D. Stéphane PIEDNOIR, D. Jackie PIERRE, D. François PILLET, D. Rémy POINTEREAU, D. Ladislas PONIATOWSKI, D.ª Sophie PRIMAS, D. Christophe PRIOU, D.ª Catherine PROCACCIA, D.ª Frédérique PUISSAT, D.ª Isabelle RAIMOND‑PAVERO, D. Michel RAISON, D. Jean‑François RAPIN, D.ª Évelyne RENAUD‑GARABEDIAN, D. Charles REVET, D. Hugues SAURY, D. Michel SAVIN, D. Alain SCHMITZ, D. Vincent SEGOUIN, D. Bruno SIDO, D. Jean SOL, D.ª Claudine THOMAS, D.ª Catherine TROENDLÉ, D. Michel VASPART, D. Jean‑Pierre VOGEL, D.ª Annick BILLON, D. Vincent CAPO‑CANELLAS, D. Alain CAZABONNE, D. Olivier CIGOLOTTI, D. Vincent DELAHAYE, D. Yves DÉTRAIGNE, D.ª Catherine FOURNIER, D.ª Françoise GATEL, D.ª Sylvie GOY‑CHAVENT, D.ª Jocelyne GUIDEZ, D. Olivier HENNO, D. Loïc HERVÉ, D. Jean‑Marie JANSSENS, D.ª Sophie JOISSAINS, D. Claude KERN, D. Laurent LAFON, D. Michel LAUGIER, D.ª Valérie LÉTARD, D. Jean‑François LONGEOT, D. Pierre LOUAULT, D. Jean‑Claude LUCHE, D. Hervé MARSEILLE, D. Jean‑Marie MIZZON, D. Jean‑Pierre MOGA, D.ª Catherine MORIN‑DESAILLY, D. Jean‑Paul PRINCE, D.ª Sonia de la PROVÔTÉ, D.ª Nadia SOLLOGOUB, D.ª Dominique VÉRIEN y D.ª Sylvie VERMEILLET.
También la remitieron a dicho órgano, el 29 de noviembre de 2018, los diputados siguientes: D.ª Valérie RABAULT, D. Jean‑Luc MÉLENCHON, D. André CHASSAIGNE, D. Joël AVIRAGNET, D.ª Éricka BAREIGTS, D.ª Marie‑Noëlle BATTISTEL, D.ª Gisèle BIÉMOURET, D. Christophe BOUILLON, D. Jean‑Louis BRICOUT, D. Luc CARVOUNAS, D. Alain DAVID, D.ª Laurence DUMONT, D. Olivier FAURE, D. Guillaume GAROT, D. David HABIB, D. Christian HUTIN, D. Régis JUANICO, D.ª Marietta KARAMANLI, D. Jérôme LAMBERT, D. Serge LETCHIMY, D.ª Josette MANIN, D.ª George PAU‑LANGEVIN, D.ª Christine PIRES BEAUNE, D. Dominique POTIER, D. Joaquim PUEYO, D. Hervé SAULIGNAC, D.ª Sylvie TOLMONT, D.ª Cécile UNTERMAIER, D.ª Hélène VAINQUEUR‑CHRISTOPHE, D. Boris VALLAUD, D.ª Michèle VICTORY, D.ª Clémentine AUTAIN, D. Ugo BERNALICIS, D. Éric COQUEREL, D. Alexis CORBIÈRE, D.ª Caroline FIAT, D. Bastien LACHAUD, D. Michel LARIVE, D.ª Danièle OBONO, D.ª Mathilde PANOT, D. Loïc PRUD'HOMME, D. Adrien QUATENNENS, D. Jean‑Hugues RATENON, D.ª Muriel RESSIGUIER, D.ª Sabine RUBIN, D. François RUFFIN, D.ª Bénédicte TAURINE, D. Alain BRUNEEL, D.ª Marie‑George BUFFET, D. Pierre DHARRÉVILLE, D. Jean‑Paul DUFRÈGNE, D.ª Elsa FAUCILLON, D. Sébastien JUMEL, D. Jean‑Paul LECOQ, D. Stéphane PEU, D. Fabien ROUSSEL, D. Hubert WULFRANC, D.ª Manuéla KÉCLARD‑MONDÉSIR, D.ª Huguette BELLO, D. Moetaï BROTHERSON, D. Jean‑Philippe NILOR y D. Gabriel SERVILLE.

De la misma forma, el 30 de noviembre de 2018, la sometieron al Consejo los senadores siguientes: D. Patrick KANNER, D. Maurice ANTISTE, D.ª Viviane ARTIGALAS, D. David ASSOULINE, D. Claude BÉRIT‑DÉBAT, D. Joël BIGOT, D. Jacques BIGOT, D.ª Maryvonne BLONDIN, D.ª Nicole BONNEFOY, D. Yannick BOTREL, D. Martial BOURQUIN, D. Michel BOUTANT, D. Henri CABANEL, D. Thierry CARCENAC, D.ª Catherine CONCONNE, D.ª Hélène CONWAY‑MOURET, D. Roland COURTEAU, D. Michel DAGBERT, D. Yves DAUDIGNY, D. Marc DAUNIS, D.ª Marie‑Pierre de LA GONTRIE, D. Jérôme DURAIN, D. Alain DURAN, D. Vincent ÉBLÉ, D.ª Frédérique ESPAGNAC, D. Rémi FÉRAUD, D.ª Corinne FÉRET, D. Jean‑Luc FICHET, D.ª Martine FILLEUL, D.ª Nadine GRELET‑CERTENAIS, D.ª Annie GUILLEMOT, D.ª Laurence HARRIBEY, D. Jean‑Michel HOULLEGATTE, D. Xavier IACOVELLI, D. Olivier JACQUIN, D. Éric JEANSANNETAS, D. Patrice JOLY, D. Bernard JOMIER, D.ª Gisèle JOURDA, D. Éric KERROUCHE, D. Bernard LALANDE, D. Jean‑Yves LECONTE, D.ª Claudine LEPAGE, D. Jean‑Jacques LOZACH, D.ª Monique LUBIN, D. Victorin LUREL, D. Philippe MADRELLE, D. Jacques‑Bernard MAGNER, D. Christian MANABLE, D. Didier MARIE, D. Rachel MAZUIR, D.ª Michelle MEUNIER, D.ª Marie‑Pierre MONIER, D.ª Marie‑Françoise PÉROL‑DUMONT, D.ª Angèle PRÉVILLE, D. Claude RAYNAL, D.ª Sylvie ROBERT, D. Gilbert ROGER, D.ª Laurence ROSSIGNOL, D. Jean‑Pierre SUEUR, D. Simon SUTOUR, D.ª Sophie TAILLÉ‑POLIAN, D. Rachid TEMAL, D. Jean‑Claude TISSOT, D.ª Nelly TOCQUEVILLE, D. Jean‑Marc TODESCHINI, D. Jean‑Louis TOURENNE, D. André VALLINI, D.ª Sabine VAN HEGHE y D. Yannick VAUGRENARD.

En virtud de los siguientes textos franceses:

  • la Constitución;
  • el Decreto Legislativo n.º 58‑1067, de 7 de noviembre de 1958, relativo a la Ley Orgánica sobre el Consejo Constitucional;
  • la Ley Orgánica en materia de Lucha contra la Manipulación de la Información, aprobada definitivamente por el Parlamento el 20 de noviembre de 2018, junto con la Decisión n.º 2018‑774 DC del Consejo Constitucional, de 20 de diciembre de 2018;
  • el Código de Comercio;
  • el Código Electoral;
  • el Código que rige las Relaciones entre la Sociedad y la Administración;
  • la Ley n.° 86‑1067, de 30 de septiembre de 1986, relativa a la Libertad de Comunicación;

en vista de las observaciones del Gobierno, registradas el 13 de diciembre de 2018;
y tras haber escuchado al ponente;
EL CONSEJO CONSTITUCIONAL SE BASA EN LO SIGUIENTE:

  1. Los diputados y los senadores requirentes defieren al Consejo Constitucional la Ley en materia de Lucha contra la Manipulación de la Información. Así, impugnan el artículo 1 de dicha ley. Los diputados y los senadores responsables de la tercera remisión también impugnan los artículos 5, 6 y 8 de dicha ley, así como ciertas disposiciones del artículo 10. Asimismo, los diputados impugnan el artículo 11.

- Con respecto al artículo 1:

  1. El artículo 1 añade al Código Electoral tres artículos numerados como L. 112, L. 163‑1 y L. 163‑2, los cuales se aplican a las elecciones al Parlamento, las elecciones al Senado y las elecciones europeas, a los referendos y, con arreglo a la Ley Orgánica en materia de Lucha contra la Manipulación de la Información mencionada anteriormente, a la elección del Presidente de la República. En el artículo L. 163‑1, se impone a los operadores de plataformas en línea, durante los tres meses previos a estos comicios, obligaciones de transparencia con respecto a la promoción de «contenidos informativos relacionados con un debate de interés general». En el artículo L. 112, se sanciona el incumplimiento de dichas obligaciones. En el artículo L. 163‑2, se establece un procedimiento de medidas provisionales que permite obtener, durante ese mismo período, el cese de la difusión de informaciones falsas en los servicios de comunicación pública en línea si el carácter de los datos puede alterar la veracidad de los comicios.

. Con relación a los artículos L. 112 y L. 163‑1 del Código Electoral:

  1. Los senadores responsables de la primera remisión critican que las disposiciones relativas al incumplimiento del principio de legalidad de los delitos y las penas no son suficientemente precisas en lo que respecta al concepto de los «contenidos informativos relacionados con un debate de interés general», el cual determina el alcance de la obligación cuyo incumplimiento se sanciona. Habida cuenta del amplio sentido en el que se puede interpretar este concepto, las obligaciones de transparencia impuestas a los operadores de plataformas en línea supondrían además una vulneración inconstitucional de la libertad de empresa.

  2. En el artículo 8 de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, se dispone lo siguiente: «La ley solo debe establecer penas estricta y evidentemente necesarias, y tan solo se puede ser castigado en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito, y aplicada legalmente». Según lo dispuesto en el artículo 34 de la Constitución, «[l]a ley fijará las normas sobre [...] tipificación de los delitos, así como penas aplicables». El legislador tiene, en virtud del artículo 34 de la Constitución y del principio de legalidad de los delitos y las penas dimanante del artículo 8 de la Declaración de 1789, la obligación de definir él mismo el ámbito de aplicación del derecho penal y de describir los delitos con una claridad y una precisión suficientes para que no haya lugar a la arbitrariedad.

  3. El legislador podrá aplicar a la libertad de empresa, derivada del artículo 4 de la Declaración de 1789, limitaciones vinculadas a requisitos constitucionales o justificadas por el interés general, siempre que esto no conlleve una vulneración desproporcionada de dicha libertad con relación a los fines perseguidos.

  4. En el artículo L. 163‑1, se exige a los operadores de plataformas en línea cuya actividad supere un determinado límite de conexiones en el territorio francés que proporcionen al usuario información fiel, clara y transparente sobre ciertos elementos. Dicha información debe versar, por una parte, sobre la identidad de las personas físicas o jurídicas que abonan a la plataforma una remuneración a cambio de la promoción de contenidos informativos ligados a un debate de interés general; por otra parte, sobre la cuantía de dicha remuneración si es superior a un límite establecido por decreto, y, por último, sobre el uso que se hace, en el marco de esa promoción, de los datos personales de los usuarios. En concreto, estas informaciones se reúnen en un registro de acceso público que se actualiza con regularidad a lo largo del período correspondiente.

  5. En el artículo L. 112, se impone en concreto una pena de un año de cárcel y una multa de 75 000 euros por incumplir estas disposiciones.

  6. En primer lugar, las obligaciones impuestas de este modo a los operadores de plataformas en línea solo son aplicables durante los tres meses anteriores al primer día del mes de las elecciones generales o del referendo y hasta la fecha de los comicios, y únicamente con relación al interés general vinculado con la información presentada a los ciudadanos en período electoral y con la veracidad de los comicios. Por consiguiente, los contenidos informativos relacionados con un debate de interés general que son objeto de las disposiciones impugnadas son aquellos que presentan una vinculación con la campaña electoral. Por lo tanto, la referencia a este concepto no vulnera el principio de legalidad de los delitos y las penas.

  7. En segundo lugar, la obligación impuesta a los operadores de plataformas en línea se limita al período de la campaña electoral y solo atañe a aquellos operadores cuya actividad supera un determinado límite. Se limita a exigirles que ofrezcan información fiel, clara y transparente sobre las personas para las que han promovido, a cambio de remuneración, ciertos contenidos informativos relacionados con la campaña electoral. El objetivo de esto consiste en facilitar a la ciudadanía los medios necesarios para calcular el valor o la relevancia de la información que se promueva de esta forma y, en consecuencia, contribuye a la claridad del debate electoral. Habida cuenta de los fines de interés general que se persiguen y del carácter limitado de la obligación impuesta a los operadores de plataformas en línea, las disposiciones impugnadas no constituyen una vulneración desproporcionada de la libertad de empresa.

  8. De lo anterior se desprende que los artículos L. 112 y L. 163‑1 del Código Electoral, que no vulneran ningún otro requisito constitucional, se ajustan a la Constitución.

. Con relación al artículo L. 163‑2 del Código Electoral:

  1. Los senadores y los diputados requirentes consideran que estas disposiciones supondrían una vulneración innecesaria de la libertad de expresión, en vista de que existen varias disposiciones legislativas que ya permiten lograr los fines que persigue el legislador. En su opinión, esta vulneración tampoco estaría adaptada, debido al riesgo de instrumentalización de esta vía de acción, a las dificultades que afrontarían los jueces a la hora de emitir un fallo en un plazo de cuarenta y ocho horas y de decidir respecto a un riesgo de alteración de la veracidad de unos comicios que todavía no se habrían celebrado. Dicha vulneración tampoco sería proporcionada, teniendo en cuenta la especial relevancia que reviste la libertad de expresión en el debate político y las campañas electorales. Los senadores responsables de la primera remisión subrayan que las disposiciones impugnadas podrían reducir la difusión de comentarios cuyo efecto sobre los comicios sería incierto o cuya intención deliberada de perjudicar la veracidad de los comicios no se habría demostrado. Junto con los diputados requirentes, sostienen que, por causa de la vaguedad de los criterios escogidos por el legislador, es posible que algunos comentarios paródicos o simplemente engañosos o erróneos, que no por eso constituyan informaciones falsas, sean objeto de este procedimiento de medidas provisionales.

  2. Los senadores responsables de la primera remisión consideran que, al no definir las medidas que pueden dictar los jueces de medidas provisionales para interrumpir la difusión de los comentarios litigiosos, el legislador habría pasado por alto el alcance de su competencia. Lo mismo sucedería, según los senadores responsables de la tercera remisión, que están de acuerdo en este aspecto con los diputados requirentes, con relación a la vaguedad de los criterios escogidos para definir las informaciones falsas y el perjuicio a la veracidad de los comicios.

  3. Finalmente, los diputados requirentes consideran que el procedimiento de medidas provisionales vulnera los derechos de la defensa y el derecho a un juicio justo. Los senadores responsables de la tercera remisión sostienen que el plazo de cuarenta y ocho horas del que disponen los jueces de medidas provisionales y el tribunal de apelación para emitir un fallo contravendría el objetivo de rango constitucional de la buena administración de la justicia y la garantía de los derechos.

  4. Según el artículo 11 de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, «[l]a libre comunicación de pensamientos y opiniones es uno de los derechos más valiosos del hombre; por consiguiente, cualquier ciudadano puede hablar, escribir e imprimir libremente, siempre y cuando responda del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley». En el artículo 34 de la Constitución, se establece que «[l]a ley fijará las normas sobre [...] derechos cívicos y garantías fundamentales concedidas a los ciudadanos para el ejercicio de las libertades públicas». Sobre esta base, el legislador podrá promulgar normas relativas al ejercicio del derecho de libre comunicación y de la libertad para hablar, escribir e imprimir. Para ello, se pueden establecer disposiciones encaminadas a detener los abusos del ejercicio de la libertad de expresión y de comunicación que menoscaben el orden público y los derechos de terceros.

  5. Sin embargo, la libertad de expresión y de comunicación reviste un valor especial, dado que su ejercicio es un requisito de la democracia y una de las garantías del respeto a los demás derechos y libertades. Habida cuenta del estado actual de los medios de comunicación, esto se aplica especialmente a su ejercicio por medio de los servicios de comunicación pública en línea, en vista del desarrollo generalizado de estos servicios y de su importancia para la participación en la vida democrática y la expresión de ideas y opiniones. Por consiguiente, las vulneraciones del ejercicio de esta libertad tienen que ser necesarias, estar adaptadas y ser proporcionadas a los fines perseguidos.

  6. Según lo dispuesto en el tercer párrafo del artículo 3 de la Constitución, «[e]l sufragio podrá ser directo o indirecto en las condiciones previstas en la Constitución y será siempre universal, igual y secreto». De aquí se deriva el principio de la veracidad de los comicios.

  7. Es al legislador a quien corresponde conciliar el principio constitucional de la veracidad de los comicios con la libertad constitucional de expresión y de comunicación.

  8. En primer lugar, al instaurar un procedimiento de medidas provisionales para interrumpir la difusión de determinadas informaciones falsas que podrían menoscabar la veracidad de los comicios, el legislador ha tratado de luchar contra el riesgo de que los ciudadanos sean engañados o manipulados al ejercer su derecho a voto debido a la difusión masiva de tales informaciones en los servicios de comunicación pública en línea. De la misma forma, ha intentado velar por la claridad del debate electoral y el respeto del principio de veracidad de los comicios.

  9. En segundo lugar, el legislador ha limitado la aplicación de este procedimiento al período de campaña electoral que comprende desde los tres meses anteriores al primer día del mes de las elecciones generales o el referendo hasta la fecha de celebración de los comicios.

  10. En tercer lugar, el procedimiento de medidas provisionales solo afecta a los contenidos publicados en servicios de comunicación pública en línea; ahora bien, este tipo de servicios se prestan con mayor facilidad a manipulaciones masivas y coordinadas, debido a su abundancia y a las modalidades concretas de difusión de sus contenidos.

  11. En cuarto lugar, el legislador ha delimitado rigurosamente las informaciones que pueden ser objeto del procedimiento de medidas provisionales impugnado. Por una parte, este procedimiento solo puede aplicarse a alegaciones o imputaciones inexactas o engañosas de un hecho que pueda alterar la veracidad de los futuros comicios. Dichas alegaciones o imputaciones no engloban las opiniones, las parodias, las inexactitudes parciales ni las meras exageraciones; por el contrario, serán aquellas cuya falsedad se pueda demostrar de manera objetiva. Por otra parte, solo se puede cuestionar la difusión de estas alegaciones o imputaciones si cumple tres condiciones acumulativas: debe ser artificial o automática, masiva y deliberada.

  12. No obstante, la libertad de expresión reviste una especial importancia en el debate político y en el transcurso de las campañas electorales. Garantiza la información de todas las personas y la defensa de todas las opiniones, pero protege también contra las consecuencias de los abusos perpetrados basándose en ella, al permitir responder a estos y denunciarlos.

  13. Por tanto, habida cuenta de las consecuencias de un procedimiento que puede conllevar el cese de la difusión de determinados contenidos informativos, las alegaciones o imputaciones cuestionadas no servirán de justificación, sin vulnerar la libertad de expresión y de comunicación, para una medida de este tipo, a menos que su naturaleza inexacta o engañosa sea manifiesta. Lo mismo cabe decir del riesgo de alteración de la veracidad de los comicios, que también debe ser manifiesto.

  14. En quinto lugar, si las partes requirentes denunciasen el riesgo de instrumentalización del procedimiento, esa eventualidad no bastaría para tacharlo de inconstitucional.

  15. Por último, al autorizar a los jueces de medidas provisionales a que ordenen todas las medidas proporcionadas y necesarias destinadas a interrumpir la difusión de los contenidos que supongan una infracción, el legislador les exige imponer aquellas medidas que constituyan una menor vulneración de la libertad de expresión y de comunicación.

  16. De lo anterior se desprende que, con sujeción a las reservas previstas en el apartado 23, el artículo L. 163‑2 del Código Electoral, que no se ve afectado por la incompetencia negativa, no constituye una vulneración de la libertad de expresión y de comunicación que no sería necesaria, que no estaría adaptada y que no sería proporcionada. Tampoco vulnera los derechos de la defensa, el derecho a un juicio justo, el objetivo de rango constitucional de la buena administración de la justicia y la garantía de los derechos ni ningún otro requisito constitucional. Con sujeción a dichas reservas, se ajusta a la Constitución.

- Con respecto al artículo 5:

  1. El artículo 5 completa con dos párrafos el apartado I del artículo 33‑1 de la Ley de 30 de septiembre de 1986 mencionada anteriormente.

  2. El penúltimo párrafo del apartado I completado de esta forma permite al Consejo Superior de Medios Audiovisuales oponerse a la celebración de un acuerdo destinado a difundir un servicio de radio o televisión que no utilice las frecuencias asignadas por dicho Consejo si la difusión de este servicio conlleva un riesgo grave para la dignidad de los seres humanos, la libertad y la propiedad de los demás, el carácter pluralista de la expresión de las corrientes de pensamiento y opinión, la protección de la infancia y la adolescencia, el mantenimiento del orden público, las necesidades de la defensa nacional o los intereses fundamentales de la nación, como el funcionamiento habitual de sus instituciones. Lo mismo se aplica si la difusión de dicho servicio, en vista de su propia naturaleza, supusiese un incumplimiento de la legislación vigente.

  3. El último párrafo del apartado I del artículo 33‑1 completado de esta forma establece que, si la celebración del acuerdo es solicitada por una persona jurídica que se encuentra bajo el control de un Estado extranjero, a efectos del artículo L. 233‑3 del Código de Comercio, o bajo la influencia de dicho Estado, el Consejo puede, a fin de valorar la demanda, tomar en consideración los contenidos que la parte demandante, sus filiales, la persona jurídica que la controla o las filiales de esta publican en otros servicios electrónicos de comunicación pública.

  4. Los diputados requirentes sostienen que las disposiciones del penúltimo párrafo del apartado I del artículo 33‑1 vulnerarían la libertad de expresión y de comunicación, ya que crearían un sistema de autorización administrativa previa. De la misma forma, adolecerían de incompetencia negativa y menoscabarían el principio de legalidad de los delitos y las penas debido a la vaguedad de los conceptos del «mantenimiento del orden público», de los «intereses fundamentales de la nación» y de la difusión de un servicio que, «en vista de su propia naturaleza, supusiese un incumplimiento de la legislación vigente». Según estos diputados, la denegación del acuerdo impugnado constituiría una sanción y, al no haber previsto, en el marco de este procedimiento, la «notificación de las reclamaciones a las personas contra las que están dirigidas», el respeto del principio de contradicción, la posibilidad de ajustar la sanción impuesta, el recurso de plena jurisdicción contra tal sanción ni el recurso con efecto suspensivo, el legislador habría vulnerado los derechos de la defensa, el derecho a una tutela judicial efectiva y el principio de individualización de las penas.

  5. Estos diputados consideran también que, al tratar de un modo distinto a las personas jurídicas que se encuentran bajo el control o la influencia de un Estado extranjero del resto de personas jurídicas, las disposiciones del último párrafo del apartado I del artículo 33‑1 vulnerarían el principio de igualdad ante la ley. Por último, estos diputados, a los que se suman en este caso los senadores responsables de la tercera remisión, sostienen que este párrafo adolecería de incompetencia negativa con relación a la vaguedad del concepto de persona jurídica «bajo la influencia» de un Estado extranjero.

. Con relación al penúltimo párrafo del apartado I del artículo 33‑1 de la Ley de 30 de septiembre de 1986:

  1. En primer lugar, corresponde al legislador, que tiene la competencia en virtud del artículo 34 de la Constitución de fijar las normas referentes a las garantías fundamentales concedidas a los ciudadanos para el ejercicio de las libertades públicas, conciliar, en el estado actual del control de las técnicas y las necesidades económicas, el ejercicio de la libertad de comunicación dimanante del artículo 11 de la Declaración de 1789 con, por una parte, las limitaciones inherentes a la comunicación audiovisual y, por otra, los objetivos de rango constitucional de mantenimiento del orden público, respeto de la libertad de los demás y preservación del carácter pluralista de las corrientes de expresión socioculturales, que pueden verse perjudicados por estos medios de comunicación, debido a su influencia. Para lograr los objetivos de rango constitucional, el legislador puede someter las diferentes categorías de servicios de comunicación audiovisual a un régimen de autorización administrativa.

  2. Por un lado, al permitir que el Consejo Superior de Medios Audiovisuales rechace una solicitud de acuerdo por uno de los motivos expuestos en el apartado 28, el legislador ha tratado de prevenir las difusiones audiovisuales o radiofónicas de contenidos que conlleven un riesgo grave para el orden público, la libertad de los demás o el carácter pluralista de las corrientes de expresión socioculturales.

  3. Por otro lado, los motivos relacionados con el «mantenimiento del orden público» y el riesgo grave de perjudicar los «intereses fundamentales de la nación», conceptos utilizados habitualmente por el legislador y aplicados por los jueces, no revisten ninguna vaguedad. Además, al autorizar al Consejo Superior de Medios Audiovisuales a rechazar el acuerdo si la difusión de un servicio, «en vista de su propia naturaleza, supusiese un incumplimiento de la legislación vigente», el legislador ha querido evitar que sea posible autorizar un servicio cuyo programa temático sea, por principio, ilícito o tienda a promover una actividad ilícita.
  4. Por consiguiente, el legislador, que no ha pasado por alto el alcance de su competencia, ha llevado a cabo una conciliación equilibrada entre los requisitos constitucionales antes citados y la libertad de expresión y de comunicación.

  5. Por otra parte, la decisión del Consejo Superior de Medios Audiovisuales de rechazar la celebración de un acuerdo puede impugnarse ante el juez de lo contencioso‑administrativo. Por lo tanto, no se vulnera el derecho a interponer un recurso efectivo.

  6. Finalmente, la denegación de acuerdo que se ha impugnado no constituye una sanción con carácter punitivo, de forma que se deben desestimar las reclamaciones relativas al incumplimiento del principio de legalidad de los delitos y las penas y la individualización de las penas.

  7. De lo anterior se desprende que el penúltimo párrafo del apartado I del artículo 33‑1 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, que no vulnera los derechos de la defensa, el derecho a una tutela judicial efectiva ni ningún otro requisito constitucional, se ajusta a la Constitución.

. Con relación al último párrafo del apartado I:

  1. En primer lugar, según el artículo 6 de la Declaración de 1789, la ley «debe ser la misma para todos, tanto para proteger como para sancionar». El principio de igualdad no es contrario a la formulación por parte del legislador de normas diferentes para situaciones diferentes ni de normas que se alejan de la igualdad debido a razones relativas al interés general, siempre que, en ambos casos, la consiguiente diferencia de trato esté directamente relacionada con el objeto de la ley pertinente.

  2. El último párrafo del apartado I del artículo 33‑1 trata de un modo distinto a las personas jurídicas que se encuentran bajo el control o la influencia de un Estado extranjero del resto de personas jurídicas, de manera que permite al Consejo Superior de Medios Audiovisuales oponerse a la celebración de un acuerdo con las primeras al tomar en consideración los contenidos publicados en otros servicios electrónicos de comunicación pública por dichas personas o por sociedades vinculadas a estas.

  3. Con la adopción de estas disposiciones, el legislador ha tratado de facilitar la prevención de los perjuicios al orden público dimanantes de la difusión de un servicio de radio o televisión que se encuentre bajo el control o la influencia de un Estado extranjero. Asimismo, ha tenido en cuenta la especial gravedad que revisten los intentos de desestabilización provenientes de un medio de comunicación controlado de manera directa o indirecta por una potencia extranjera. Por consiguiente, la reclamación relativa al incumplimiento del principio de igualdad ante la ley debe desestimarse.

  4. En segundo lugar, al prever que las disposiciones del último párrafo del apartado I se aplicarán si la persona jurídica se encuentra bajo la influencia de un Estado extranjero, y no solo cuando se encuentre bajo el control de dicho Estado en el sentido del artículo L. 233‑3 del Código de Comercio, el legislador ha querido someter a dichas disposiciones a todas aquellas personas jurídicas sobre las que un Estado extranjero pueda, de hecho y de derecho, imponer sus decisiones. No ha pasado por alto el alcance de su competencia.

  5. De lo anterior se desprende que el último párrafo del apartado I del artículo 33‑1 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, que no vulnera ningún otro requisito constitucional, se ajusta a la Constitución.

- Con respecto al artículo 6:

  1. Por el artículo 6, se añade un nuevo artículo, el 33‑1‑1, a la Ley de 30 de septiembre de 1986. Este artículo otorga al Consejo Superior de Medios Audiovisuales la facultad de suspender la difusión de un servicio de radio o televisión que haya sido objeto de un acuerdo celebrado con una persona jurídica que se encuentre bajo el control, a efectos del artículo L. 233‑3 del Código de Comercio, de un Estado extranjero o bajo la influencia de dicho Estado, en caso de que divulgue informaciones falsas en período electoral.

  2. Los diputados requirentes sostienen que estas disposiciones vulneran la libertad de expresión y de comunicación ya que, por un lado, en caso de que se sucedan los comicios electorales, la decisión de suspensión podría prolongarse durante un largo período y, por otro lado, el concepto de «informaciones falsas» permitiría tomar en consideración errores, estimaciones o datos que no se puedan comprobar debido a la protección del secreto profesional periodístico.

  3. También consideran que contravienen el principio de igualdad ante la ley, ya que el legislador ha tratado de un modo diferente, sin que exista ninguna justificación para ello, a las personas jurídicas que se encuentran bajo el control o la influencia de otro Estado y a las demás personas jurídicas.

  4. Por último, sostienen que, al limitar a cuarenta y ocho horas el plazo concedido a la persona que ha celebrado el acuerdo para presentar observaciones ante el Consejo Superior de Medios Audiovisuales, el legislador habría violado los derechos de la defensa. Asimismo, la ausencia de un recurso de plena jurisdicción y de un recurso con efecto suspensivo en contra de esta decisión infringiría el derecho a un recurso efectivo. Finalmente, también se vulneraría el principio de individualización de las penas, ya que no sería posible ajustar la decisión de suspensión.

  5. Los senadores responsables de la tercera remisión consideran que, habida cuenta de la vaguedad de las condiciones a las cuales se supedita la facultad de suspensión y de la ausencia de unas garantías procesales adecuadas, las disposiciones impugnadas vulnerarían la libertad de expresión y de comunicación.

. Con relación a la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación:

  1. En primer lugar, con la adopción de las disposiciones impugnadas, el legislador ha tratado de luchar contra el riesgo de que los ciudadanos sean engañados o manipulados al ejercer su derecho a voto a través de la difusión de informaciones falsas en servicios de radio y televisión que se encuentren bajo el control o la influencia de un Estado extranjero. De la misma forma, ha intentado velar por la claridad del debate electoral y el respeto del principio de veracidad de los comicios.

  2. En segundo lugar, por una parte, la facultad de suspensión solo se puede aplicar durante los tres meses anteriores al primer día del mes de las elecciones del Presidente de la República, las elecciones generales de diputados o las elecciones de senadores, de forma que se excluyen las elecciones parciales, las elecciones de representantes del Parlamento Europeo y los referendos, y solo hasta la fecha de celebración de los comicios.

  3. Además, dicha facultad solo se puede ejercer si el servicio de radio o televisión divulga, «de forma deliberada, informaciones falsas que puedan alterar la veracidad de los comicios». El concepto de información falsa se refiere a aquellas alegaciones o imputaciones inexactas o engañosas que se ajustan a lo dispuesto en el apartado 21. Además, habida cuenta de las consecuencias de una medida que conlleva el cese de la difusión de un servicio de radio o televisión en período electoral, las alegaciones o imputaciones cuestionadas no servirán de justificación, sin vulnerar la libertad de expresión y de comunicación, para una decisión de este tipo, a menos que su naturaleza inexacta o engañosa o el riesgo de alteración de la veracidad de los comicios sean manifiestos.

  4. Por otra parte, en caso de incoación del proceso de suspensión, el Consejo Superior de Medios Audiovisuales informa de las reclamaciones que pueden justificar dicha suspensión a las personas contra las que están dirigidas, las cuales disponen de un plazo de cuarenta y ocho horas para presentar sus observaciones. No es posible recurrir a la posibilidad que contempla el primer punto del artículo L. 121‑2 del Código que rige las Relaciones entre la Sociedad y la Administración, consistente en no aplicar esas garantías en caso de emergencia, a menos que dicha urgencia sea incompatible con el plazo de cuarenta y ocho horas. Asimismo, la decisión de suspensión se justifica y se comunica a las personas correspondientes, que pueden impugnarla ante el juez de lo contencioso‑administrativo.

  5. De lo anterior se desprende que, con sujeción a las reservas previstas en el apartado 51, el artículo 33‑1‑1 de la Ley de 30 de septiembre de 1986 no vulnera la libertad de expresión y de comunicación.

. Con relación a las demás reclamaciones:

  1. En primer término, por los motivos indicados en el apartado 41, la diferencia de trato establecida por las disposiciones impugnadas entre las personas jurídicas que se encuentran bajo el control o la influencia de un Estado extranjero y las demás personas jurídicas no contraviene el principio de igualdad ante la ley.

  2. En segundo término, dado que la decisión de suspensión impugnada, que se dicta con el objeto de evitar la alteración de la veracidad de los comicios electorales, no constituye una sanción con carácter punitivo, se debe desestimar la reclamación relativa a la vulneración por parte del legislador de los derechos de la defensa al prever únicamente un plazo de cuarenta y ocho horas para la reunión previa de observaciones. Lo mismo sucede con la reclamación relativa al incumplimiento del principio de individualización de las penas.

  3. De lo anterior se desprende que el artículo 33‑1‑1 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, que no vulnera el derecho a una tutela judicial efectiva ni ningún otro requisito constitucional, se ajusta a la Constitución, con sujeción a las reservas previstas en el apartado 51.

- Con respecto al artículo 8:

  1. Por el artículo 8 se recupera el artículo 42‑6 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, aplicable a los servicios de radio o televisión prestados por redes que no utilizan las frecuencias asignadas por el Consejo Superior de Medios Audiovisuales y cuyas obligaciones concretas se definen en un acuerdo celebrado con este último. En la primera oración del artículo 42‑6, se autoriza al Consejo Superior de Medios Audiovisuales, tras el requerimiento pertinente, a rescindir de manera unilateral los acuerdos de este tipo celebrados con personas jurídicas que se encuentren bajo el control o la influencia de un Estado extranjero si el servicio de radio o televisión perjudica los intereses fundamentales de la nación, «como el funcionamiento habitual de sus instituciones, en particular mediante la difusión de informaciones falsas». En la segunda oración del artículo 42‑6, se autoriza al Consejo Superior de Medios Audiovisuales, con el fin de valorar dicho perjuicio, a tomar en consideración los contenidos publicados en otros servicios electrónicos de comunicación pública por la sociedad con la que ha celebrado el acuerdo, por sus filiales, por la persona jurídica que la controla o por las filiales de esta, pero no podrá fundamentar su decisión exclusivamente en estos elementos.

  2. Conforme a los diputados requirentes, al contemplar el perjuicio al funcionamiento habitual de las instituciones, en particular mediante la difusión de informaciones falsas, el legislador habría escogido términos imprecisos y susceptibles de diversas interpretaciones, en detrimento de la libertad de expresión y de comunicación. Además, el Consejo Superior de Medios Audiovisuales podría dictar la decisión de rescisión sin tener en cuenta el comportamiento de la persona tras el requerimiento pertinente y sin que se lleve a cabo previamente un procedimiento contradictorio. Al mismo tiempo, se vulneraría el derecho a una tutela judicial efectiva, al no haberse previsto un recurso de plena jurisdicción y no tener el recurso un efecto suspensivo. Por consiguiente, se trataría de una violación de la garantía de los derechos. Por último, dado que se aplicarían solo a los acuerdos celebrados con sociedades que se encuentran bajo el control o la influencia de un Estado extranjero, y no a aquellos contratos celebrados con otras sociedades, estas disposiciones contravendrían el principio de igualdad ante la ley.

  3. Los senadores responsables de la tercera remisión denuncian, sobre la base de los mismos motivos que los indicados por los diputados requirentes, una violación de la libertad de expresión y de comunicación. Finalmente, la posibilidad de dictar la decisión de rescisión debido a las actuaciones de otras personas distintas de la sociedad sancionada contravendría el principio de personalidad de las penas.

. Con relación a la reclamación acerca de la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación:

  1. En primer lugar, las disposiciones impugnadas tienen por objeto sancionar los perjuicios causados a los intereses fundamentales de la nación por parte de personas que se encuentran bajo el control o la influencia de un Estado extranjero, por medio de un servicio de radio o televisión, en especial mediante la difusión de informaciones falsas. De este modo, las disposiciones aplican los requisitos constitucionales inherentes a la salvaguardia de los intereses fundamentales de la nación.

  2. En segundo lugar, el concepto de información falsa, que se refiere a aquellas alegaciones o imputaciones inexactas o engañosas que se ajustan a lo dispuesto en el apartado 21, no genera ninguna incertidumbre respecto a la licitud de los comportamientos susceptibles de ser objeto de la sanción impugnada. Cabe decir lo mismo del concepto de perjuicio del funcionamiento habitual de las instituciones, que no reviste ninguna equivocidad.

  3. Por consiguiente, se debe desestimar la reclamación relativa a la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación.

. Con relación a la reclamación acerca del incumplimiento del principio de igualdad ante la ley:

  1. Por las razones que figuran en el apartado 41, el hecho de que la sanción establecida en virtud de las disposiciones impugnadas solo se pueda imponer a personas jurídicas que se encuentren bajo el control o la influencia de un Estado extranjero no vulnera el principio de igualdad ante la ley.

. Con relación a las reclamaciones acerca de la vulneración del artículo 16 de la Declaración de 1789:

  1. Según el artículo 16 de la Declaración de 1789, «[u]na sociedad en la que no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de constitución». Esta disposición garantiza el derecho de las personas interesadas a una tutela judicial efectiva, el derecho a un juicio justo y el principio de contradicción.

  2. Por un lado, al autorizar al Consejo Superior de Medios Audiovisuales a que, «tras el requerimiento pertinente, rescinda de manera unilateral el acuerdo», el legislador ha velado por que sea posible imponer sanciones de este tipo solo en caso de que la persona que es objeto del requerimiento no lo cumpla. Por otro lado, dicha sanción se impondrá al final del procedimiento contradictorio definido en el artículo 42‑7 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, modificado a este respecto por el artículo 9 de la ley deferida. Finalmente, se puede impugnar la rescisión del acuerdo ante el juez encargado de los abusos de poder.

  3. Por tanto, se deben desestimar las reclamaciones acerca de la vulneración del artículo 16 de la Declaración de 1789.

. Con relación a la reclamación acerca del incumplimiento del principio según el cual solo se puede castigar a alguien por sus propios actos:

  1. En el artículo 8 de la Declaración de 1789, se establece lo siguiente: «La ley solo debe establecer penas estricta y evidentemente necesarias, y tan solo se puede ser castigado en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito, y aplicada legalmente». De conformidad con el artículo 9, todo hombre «se considera inocente hasta no ser declarado culpable». En virtud de estos artículos, solo es posible castigar a alguien por sus propios actos. Este principio se aplica no solo a las penas impuestas por los tribunales penales, sino a todas las sanciones con carácter punitivo.

  2. El principio según el cual solo se puede castigar a alguien por sus propias acciones puede ser objeto de adaptaciones cuando se aplica fuera del derecho penal, siempre que dichas adaptaciones estén justificadas por la naturaleza de la sanción y por los fines que esta persigue, y sean proporcionadas a dichos fines.

  3. En primer término, al autorizar al Consejo Superior de Medios Audiovisuales a tomar en consideración, con el fin de fundamentar su decisión de rescisión, los contenidos divulgados o bien en otros servicios distintos de aquel que es objeto del acuerdo en cuestión, o bien por otras personas que no sean la signataria de dicho acuerdo, el legislador ha tratado de velar por que sea posible demostrar los perjuicios a los intereses fundamentales de la nación por parte del servicio que es objeto del procedimiento de sanción a través de un conjunto de indicios concordantes que prueben la existencia de una estrategia en la que participen varias sociedades vinculadas entre ellas y puesta en práctica por un Estado extranjero.

  4. En segundo lugar, por una parte, las disposiciones impugnadas no permiten tomar en consideración los contenidos de otros servicios electrónicos de comunicación pública a menos que sean publicados por una filial de la sociedad que ha celebrado el acuerdo, por la persona jurídica que la controla o por las filiales de esta última. Dichas sociedades comparten, por ende, unos intereses comunes que permiten suponer la existencia de acciones concertadas entre ellas. Por otra parte, estas disposiciones no contemplan que la decisión de rescisión se base únicamente en estos contenidos.

  5. De lo anterior se desprende que la segunda oración del artículo 42‑6 de la Ley de 30 de septiembre de 1986 no vulnera, habida cuenta de las estrategias que pueden poner en práctica los Estados extranjeros, el principio según el cual solo se puede castigar a alguien por sus propios actos.

  6. En virtud de todo lo expuesto cabe concluir que el artículo 42‑6 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, que no vulnera ningún otro requisito constitucional, se ajusta a la Constitución.

- En lo que se refiere a las disposiciones pertinentes del artículo 10:

  1. El segundo punto del apartado I del artículo 10 añade un segundo párrafo al artículo 42‑10 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, que permite al presidente del Consejo Superior de Medios Audiovisuales recurrir al juez para que ordene el cese de la difusión o la distribución, por parte de un operador de redes por satélite o un distribuidor de servicios, de un servicio de comunicación audiovisual en la esfera de la competencia de Francia y bajo el control o la influencia de un Estado extranjero, en caso de que tal servicio perjudique los intereses fundamentales de la nación, «como el funcionamiento habitual de sus instituciones, en particular mediante la difusión de informaciones falsas». En estas disposiciones, se especifica que, para valorar este perjuicio, el juez puede tomar en consideración los contenidos publicados en otros servicios electrónicos de comunicación pública por el proveedor del servicio en cuestión, sus filiales, la persona jurídica que lo controla o las filiales de esta última.

  2. Los diputados requirentes y los senadores responsables de la tercera remisión critican que estas disposiciones suponen una vulneración desproporcionada de la libertad de comunicación y de expresión, en especial por la vaguedad de los conceptos de persona jurídica «que se encuentra bajo la influencia» de un Estado extranjero y de «informaciones falsas». Los diputados responsables de la segunda remisión también critican que estas disposiciones solo se aplican a los servicios de comunicación audiovisual que se encuentran bajo el control o la influencia de un Estado extranjero, de forma que vulneran el principio de igualdad ante la ley. Por último, sostienen que las disposiciones impugnadas vulneran la libertad de empresa, los principios de legalidad de los delitos y las penas y de personalidad de las penas, el objetivo de rango constitucional del pluralismo de las corrientes de pensamiento y opinión, y el de la accesibilidad y la inteligibilidad de la ley.

. Con relación a la reclamación acerca de la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación:

  1. Primero, las disposiciones impugnadas tienen por objeto evitar e interrumpir los perjuicios causados a los intereses fundamentales de la nación por un servicio de comunicación audiovisual que se encuentre bajo el control o la influencia de un Estado extranjero, en particular mediante la difusión de informaciones falsas. De este modo, las disposiciones aplican los requisitos constitucionales inherentes a la salvaguardia de los intereses fundamentales de la nación.

  2. Segundo, el concepto de información falsa se refiere a aquellas alegaciones o imputaciones inexactas o engañosas que se ajustan a lo dispuesto en el apartado 20. El concepto de persona jurídica «que se encuentra bajo la influencia» de un Estado extranjero también se interpreta según lo dispuesto en el apartado 42. Estos conceptos no generan ningún tipo de incertidumbre respecto a las condiciones en las que es posible recurrir al procedimiento impugnado.

  3. Tercero, el presidente de la sección de lo contencioso del Consejo de Estado es quien dicta la medida de cese, con arreglo al procedimiento de medidas provisionales previsto en el artículo 42‑10 de la Ley de 30 de septiembre de 1986.

  4. Finalmente, si, para valorar la gravedad del perjuicio causado por el proveedor del servicio en cuestión a los intereses fundamentales de la nación, el juez puede tomar en consideración, en su caso, los contenidos que este, sus filiales, la persona jurídica que lo controle o las filiales de esta última publican en otros servicios electrónicos de comunicación pública, la medida del cese implicará que se ha demostrado que el propio proveedor del servicio ha incurrido en incumplimiento.

  5. Por consiguiente, se debe desestimar la reclamación relativa a la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación.

. Con relación a la reclamación acerca del incumplimiento del principio de igualdad ante la ley:

  1. Por las razones expuestas en el apartado 41, el hecho de que la medida de cese solo se pueda dictar sobre la base de los motivos contemplados en las disposiciones impugnadas en contra del proveedor de un servicio que se encuentre bajo el control o la influencia de un Estado extranjero no vulnera el principio de igualdad ante la ley.

. Con relación a las reclamaciones acerca de la vulneración de los requisitos dimanantes de los artículos 8 y 9 de la Declaración de 1789:

  1. Las disposiciones impugnadas no establecen una sanción de carácter punitivo. Por consiguiente, las reclamaciones relativas al incumplimiento del principio de legalidad de los delitos y las penas y del principio según el cual solo se puede castigar a alguien por sus propios actos no tienen efecto.

  2. De lo anterior se desprende que el segundo párrafo del artículo 42‑10 de la Ley de 30 de septiembre de 1986, que tampoco vulnera el objetivo de rango constitucional de la accesibilidad y la inteligibilidad de la ley ni, en ningún caso, el del pluralismo de las corrientes de pensamiento y opinión, así como ningún otro requisito constitucional, se ajusta a la Constitución.

- Con respecto al artículo 11:

  1. Según el artículo 11, los operadores de plataformas en línea contemplados en el artículo L. 163‑1 del Código Electoral son los responsables de las medidas encaminadas a combatir la difusión de informaciones falsas que puedan perturbar el orden público o alterar la veracidad de los comicios. Deben poner en marcha un dispositivo que permita a sus usuarios notificar la existencia de este tipo de informaciones. También deben poner en práctica medidas complementarias, por ejemplo, con relación a la transparencia de los algoritmos o la lucha contra las cuentas que divulgan informaciones falsas de manera masiva.

  2. Los diputados requirentes sostienen que, al confiar a los operadores de plataformas en línea la tarea de valorar la falsedad de las informaciones divulgadas a través de su plataforma, las disposiciones impugnadas conllevan el riesgo de que, para no ser acusados de incumplir sus obligaciones, los operadores utilicen el concepto de «informaciones falsas» con un sentido amplio, en detrimento de la libertad de expresión y de comunicación. Asimismo, critican que dichas disposiciones vulneran la libertad de empresa y el «derecho a la información», así como los objetivos de rango constitucional de la accesibilidad y la inteligibilidad de la ley y del pluralismo de las corrientes de pensamiento y opinión.

. Con relación a la reclamación acerca de la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación:

  1. En primer término, con la adopción de las disposiciones impugnadas, el legislador ha tratado de evitar los perjuicios al orden público, además de velar por la claridad del debate electoral y el respeto el principio de veracidad de los comicios.

  2. En segundo lugar, el concepto de información falsa se refiere a aquellas alegaciones o imputaciones inexactas o engañosas que se ajustan a lo dispuesto en el apartado 21. No genera ningún tipo de incertidumbre sobre el alcance de las obligaciones contraídas en virtud de las disposiciones impugnadas.

  3. En último lugar, entre las medidas que se pueden adoptar para luchar contra la difusión de informaciones falsas se incluyen medidas de información, transparencia o notificación de los contenidos litigiosos, que de por sí no menoscaban la libertad de expresión y de comunicación. En todo caso, si procede, corresponderá al juez al que se someta el litigio relativo a las demás medidas complementarias que se pueden adoptar con esa misma finalidad, en especial aquellas encaminadas a luchar contra las cuentas que divulgan informaciones falsas de manera masiva, examinar en cada caso si son necesarias, si están adaptadas y si son proporcionadas con respecto a los fines perseguidos.

  4. Por consiguiente, se debe desestimar la reclamación relativa a la vulneración de la libertad de expresión y de comunicación.

. Con relación a la reclamación acerca de la vulneración de la libertad de empresa:

  1. Las disposiciones impugnadas se limitan a imponer a los operadores de plataformas en línea, por una parte, la puesta en práctica, según las modalidades que ellos determinen, de un dispositivo accesible y visible que permita a los usuarios notificar la existencia de informaciones falsas, además de otras medidas complementarias como la transparencia de sus algoritmos o la lucha contra las cuentas que divulgan informaciones falsas de manera masiva. Por otra parte, les exigen hacer públicas dichas medidas, así como los medios que se destinan a tal efecto. Al adoptar estas disposiciones, el legislador no ha dado lugar a una vulneración desproporcionada de la libertad de empresa con respecto a los objetivos indicados en el apartado 85.

  2. De lo anterior se desprende que el artículo 11, que tampoco vulnera el objetivo de rango constitucional de la accesibilidad y la inteligibilidad de la ley ni, en ningún caso, el del pluralismo de las corrientes de pensamiento y opinión, así como ningún otro requisito constitucional, se ajusta a la Constitución.

- Con relación a las demás disposiciones:

  1. El Consejo Constitucional no ha planteado de oficio ninguna cuestión de conformidad con la Constitución y, por tanto, no se ha pronunciado respecto a la constitucionalidad del resto de disposiciones distintas a las examinadas en la presente decisión.

LAS DECISIONES DEL CONSEJO CONSTITUCIONAL SON LAS SIGUIENTES:

Artículo 1.- Se ajustan a la Constitución:
- con sujeción a las reservas previstas en el apartado 23, el artículo L. 163‑2 del Código Electoral, en su versión modificada por el artículo 1 de la Ley en materia de Lucha contra la Manipulación de la Información;
- con sujeción a las reservas previstas en el apartado 51, el artículo 33‑1‑1 de la Ley n.° 86‑1067, de 30 de septiembre de 1986, relativa a la Libertad de Comunicación, en su versión modificada por el artículo 6 de la ley deferida.

Artículo 2.- Se ajustan a la Constitución:
- los artículos L. 112 y L. 163‑1 del Código Electoral, en su versión modificada por el artículo 1 de la ley deferida;
- los dos últimos párrafos del apartado I del artículo 33‑1 de la Ley n.° 86‑1067, de 30 de septiembre de 1986, relativa a la Libertad de Comunicación, en su versión modificada por el artículo 5 de la ley deferida;
- el artículo 42‑6 de la Ley n.° 86‑1067, de 30 de septiembre de 1986, relativa a la Libertad de Comunicación, en su versión modificada por el artículo 8 de la ley deferida;
- el segundo párrafo del artículo 42‑10 de la Ley n.° 86‑1067, de 30 de septiembre de 1986, relativa a la Libertad de Comunicación, en su versión modificada por el artículo 10 de la ley deferida;
- el artículo 11 de la ley deferida.

Artículo 3. - La presente decisión se publicará en el Diario Oficial de la República Francesa.

Juzgado por el Consejo Constitucional en su sesión del 20 de diciembre de 2018, donde se reunieron: D. Laurent FABIUS, presidente; D.ª BAZY MALAURIE; D. Jean‑Jacques HYEST; D. Lionel JOSPIN; D.ª Dominique LOTTIN; D.ª Corinne LUQUIENS; D.ª Nicole MAESTRACCI, y D. Michel PINAULT.

Publicado el 20 de diciembre de 2018.