Sentencia

Sentencia n° 2011-631 DC de 9 de Junio de 2011

Ley relativa a la inmigración, la integración y la nacionalidad

Tras el requerimiento formulado ante el Consejo Constitucional, el 17 de mayo de 2011, en la forma prevista por el artículo 61, segundo párrafo de la Constitución, relativo a la impugnación de la ley relativa a la inmigración, la integración y la nacionalidad, por Don Jean-Pierre BEL, Doña Michèle ANDRÉ, Don Alain ANZIANI, Don David ASSOULINE, Don Bertrand AUBAN, Don Claude BÉRIT-DÉBAT, Doña Marie-Christine BLANDIN, Doña Maryvonne BLONDIN, Don Yannick BODIN, Doña Nicole BONNEFOY, Don Yannick BOTREL, Don Didier BOULAUD, Doña Alima BOUMEDIENE-THIERY, Don Martial BOURQUIN, Doña Bernadette BOURZAI, Don Michel BOUTANT, Doña Nicole BRICQ, Don Jean-Pierre CAFFET, Don Jean-Louis CARRÈRE, Doña Françoise CARTRON, Don Bernard CAZEAU, Doña Monique CERISIER-ben-GUIGA, Don Yves CHASTAN, Don Roland COURTEAU, Don Yves DAUDIGNY, Don Jean-Pierre DEMERLIAT, Doña Christiane DEMONTÈS, Don Jean DESESSARD, Don Claude DOMEIZEL, Don Bernard FRIMAT, Don Charles GAUTIER, Don Serge GODARD, Don Didier GUILLAUME, Don Edmond HERVÉ, Don Ronan KERDRAON, Doña Bariza KHIARI, Don Yves KRATTINGER, Don Serge LAGAUCHE, Don Jacky LE MENN, Doña Raymonde LE TEXIER, Doña Claudine LEPAGE, Don Jean-Jacques LOZACH, Don Roger MADEC, Don Marc MASSION, Don Rachel PATRIAT, Don Bernard PIRAS, Doña Gisèle PRINTZ, Don Daniel RAOUL, Don François REBSAMEN, Don Daniel REINER, Don Thierry REPENTIN, Don Michel SERGENT, Don René-Pierre SIGNÉ, Don Jean-Pierre SUEUR, Don Simon SUTOUR, Doña Catherine TASCA, Don Michel TESTON, Don René TEULADE, Don Richard YUNG, Doña Nicole BORVO COHEN-SEAT, Doña Eliane ASSASSI, Doña Marie-France BEAUFILS, Doña Evelyne DIDIER, Don Guy FISCHER, Don Thierry FOUCAUD, Doña Brigitte GONTHIER-MAURIN, Don Robert HUE, Doña Marie-Agnès LABARRE, Don Jack RALITE, Don Ivan RENAR, Doña Odette TERRADE, Don Bernard VERA, Don Robert TROPEANO, Don Jean Pierre CHEVÈNEMENT, Doña Anne-Marie ESCOFFIER, Don Jacques MÉZARD, Don Jean-Michel BAYLET, Doña Françoise LABORDE, Don Raymond VALL, Don Yvon COLLIN, senadores,

y, el mismo día, por Don Jean-Marc AYRAULT, Doña Patricia ADAM, Doña Sylvie ANDRIEUX, Don Jean-Paul BACQUET, Don Dominique BAERT, Don Gérard BAPT, Don Jacques BASCOU, Don Christian BATAILLE, Doña Delphine BATHO, Doña Marie-Noëlle BATTISTEL, Doña Chantal BERTHELOT, Don Jean-Louis BIANCO, Doña Gisèle BIÉMOURET, Don Serge BLISKO, Don Patrick BLOCHE, Don Jean-Michel BOUCHERON, Doña Marie-Odile BOUILLÉ, Don Christophe BOUILLON, Doña Monique BOULESTIN, Don Pierre BOURGUIGNON, Doña Danielle BOUSQUET, Don François BROTTES, Don Alain CACHEUX, Don Jérôme CAHUZAC, Don Thierry CARCENAC, Don Christophe CARESCHE, Don Laurent CATHALA, Don Bernard CAZENEUVE, Don Guy CHAMBEFORT, Don Jean-Paul CHANTEGUET, Don Gérard CHARASSE, Don Alain CLAEYS, Don Jean-Michel CLÉMENT, Doña Marie-Françoise CLERGEAU, Don Gilles COCQUEMPOT, Doña Catherine COUTELLE, Doña Pascale CROZON, Don Frédéric CUVILLIER, Doña Claude DARCIAUX, Don Pascal DEGUILHEM, Doña Michèle DELAUNAY, Don Bernard DEROSIER, Don Michel DESTOT, Don Julien DRAY, Don Tony DREYFUS, Don Jean-Pierre DUFAU, Don William DUMAS, Doña Laurence DUMONT, Don Jean-Paul DUPRÉ, Don Yves DURAND, Don Olivier DUSSOPT, Don Christian ECKERT, Don Henri EMMANUELLI, Don Laurent FABIUS, Don Albert FACON, Doña Martine FAURE, Don Hervé FÉRON, Doña Aurélie FILIPPETTI, Don Pierre FORGUES, Doña Valérie FOURNEYRON, Don Jean-Louis GAGNAIRE, Don Guillaume GAROT, Don Jean GAUBERT, Don Paul GIACOBBI, Don Jean-Patrick GILLE, Don Joël GIRAUD, Don Daniel GOLDBERG, Don Marc GOUA, Doña Élisabeth GUIGOU, Don David HABIB, Doña Danièle HOFFMAN-RISPAL, Doña Sandrine HUREL, Doña Monique IBORRA, Doña Françoise IMBERT, Don Michel ISSINDOU, Don Serge JANQUIN, Don Henri JIBRAYEL, Don Régis JUANICO, Doña Marietta KARAMANLI, Doña Conchita LACUEY, Don Jérôme LAMBERT, Don François LAMY, Don Jack LANG, Doña Colette LANGLADE, Don Jean LAUNAY, Don Jean-Yves LE BOUILLONNEC, Don Gilbert LE BRIS, Don Jean-Yves LE DÉAUT, Don Jean-Marie LE GUEN, Doña Annick LE LOCH, Don Bruno LE ROUX, Doña Marylise LEBRANCHU, Doña Catherine LEMORTON, Doña Anick LEPETIT, Don Bernard LESTERLIN, Don Serge LETCHIMY, Don Albert LIKUVALU, Don Jean MALLOT, Doña Jacqueline MAQUET, Doña Jeanny MARC, Don Jean-René MARSAC, Don Philippe MARTIN, Doña Martine MARTINEL, Doña Frédérique MASSAT, Don Didier MATHUS, Doña Sandrine MAZETIER, Don Michel MÉNARD, Don Kléber MESQUIDA, Don Jean MICHEL, Don Pierre MOSCOVICI, Don Pierre-Alain MUET, Don Philippe NAUCHE, Don Henri NAYROU, Don Alain NÉRI, Doña Dominique ORLIAC, Don Christian PAUL, Doña George PAU-LANGEVIN, Don Germinal PEIRON, Don Jean-Luc PÉRAT, Doña Marie-Françoise PÉROL-DUMONT, Doña Sylvia PINEL, Doña Martine PINVILLE, Don François PUPPONI, Doña Catherine QUÉRÉ, Don Jean-Jack QUEYRANNE, Don Dominique RAIMBOURG, Doña Marie Line REYNAUD, Don Alain RODET, Don Marcel ROGEMONT, Don Bernard ROMAN, Don René ROUQUET, Don Michel SAINTE MARIE, Don Michel SAPIN, Doña Odile SAUGUES, Don Christophe SIRUGUE, Doña Christiane TAUBIRA, Don Jean-Louis TOURAINE, Doña Marisol TOURAINE, Don Philippe TOURTELIER, Don Jean-Jacques URVOAS, Don Daniel VAILLANT, Don Jacques VALAX, Don André VALLINI, Don Manuel VALLS, Don Michel VERGNIER, Don André VÉZINHET, Don Alain VIDALIES, Don Jean-Michel VILLAUMÉ, Don Jean-Claude VIOLLET, Don Philippe VUILQUE, Doña Marie Hélène AMIABLE, Don François ASENSI, Doña Martine BILLARD, Don Alain BOCQUET, Don Patrick BRAOUEZEC, Don Jean-Pierre BRARD, Doña Marie-George BUFFET, Don Jean-Jacques CANDELIER, Don André CHASSAIGNE, Don Jacques DESALLANGRE, Don Marc DOLEZ, Doña Jacqueline FRAYSSE, Don André GERIN, Don Pierre GOSNAT, Don Jean-Paul LECOQ, Don Roland MUZEAU, Don Daniel PAUL, Don Jean-Claude SANDRIER, Don Michel VAXÈS, Don Yves COCHET, Don Noël MAMÈRE, Don François de RUGY, Doña Anny POURSINOFF, Don Alfred MARIE-JEANNE y Doña Huguette BELLO, diputados.

EL CONSEJO CONSTITUCIONAL,

Vista la Constitución;

Visto el decreto-ley n° 58-1067 de 7 de noviembre de 1958 modificado relativo a la ley orgánica sobre el Consejo Constitucional;

Vista la ley nº 2009-403 de 15 de abril de 2009 relativa a la aplicación de los artículos 34-1, 39 y 44 de la Constitución;

Visto el reglamento (CE) nº 562/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 15 de marzo de 2006 por el que se establece un código comunitario de normas para el cruce de personas por las fronteras (Código de fronteras Schengen);

Vista la directiva 2008/115/CE del Parlamento Europeo y del Consejo Constitucional de 16 de diciembre de 2008 relativa a las normas y procedimientos comunes en los Estados miembros para el retorno de nacionales de terceros países en situación irregular;

Vista la directiva 2009/50/CE del Consejo de 25 de mayo de 2009 relativa a las condiciones de entrada y de residencia de nacionales de terceros países para fines de empleo altamente cualificado;

Vista la directiva 2009/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 18 de junio de 2009 por la que se establecen normas mínimas sobre las sanciones y medidas aplicables a los empleadores de nacionales de terceros países en situación irregular;

Visto el código civil;

Visto el código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo;

Visto el código penal;

Vista la sentencia del Consejo Constitucional nº 2003-484 DC de 20 de noviembre de 2003;

Vista la sentencia del Tribunal Supremo francés (segunda sala de lo civil) de 18 de diciembre de 1996, nº 95-50096;

Vistas las observaciones del Presidente de la Asamblea Nacional [Congreso de diputados], registradas el 25 de mayo de 2011;

Vistas las observaciones del Gobierno, registradas el 27 de mayo de 2011;

Vistas las observaciones de réplica presentadas por los senadores recurrentes, registradas el 31 de mayo de 2011;

Vistas las observaciones de réplica presentadas por los diputados recurrentes, registradas el 31 de mayo de 2011;

Tras haber oído al ponente;

  1. Considerando que los senadores y diputados recurrentes someten al Consejo Constitucional la ley relativa a la inmigración, la integración y la nacionalidad; que impugnan la conformidad con la Constitución de sus artículos 2, 4, 10, 12, 13, 16, 26, 33, 37, 40, 44, 47, 51, 56, 57, 58, 70, 94, 95 y 98; que los diputados recurrentes impugnan también el procedimiento de adopción de dicha ley en su conjunto; que solicitan al Consejo Constitucional que compruebe la conformidad con la Constitución de los artículos 73 a 88;
  • SOBRE EL PROCEDIMIENTO DE ADOPCIÓN:
  1. Considerando, en primer lugar, que los diputados recurrentes alegan que la ausencia de reunión de la Conferencia de los presidentes de la Asamblea Nacional dentro de los diez días que siguieron la presentación del proyecto de ley y del estudio de impacto que lo acompaña impide la posibilidad de contestar la sinceridad de esta última; que, por consiguiente, se habría vulnerado la sinceridad del debate parlamentario;

  2. Considerando que con arreglo al tercer y cuarto párrafos del artículo 39 de la Constitución: “La presentación de los proyectos de ley ante la Asamblea Nacional o el Senado cumplirá las condiciones fijadas por una ley orgánica. - Los proyectos de ley no podrán inscribirse en el orden del día si la Conferencia de los presidentes de la primera Cámara solicitada constata que se incumplen las normas fijadas por la ley orgánica. En caso de desacuerdo entre la Conferencia de los Presidentes y el Gobierno, el Presidente de la Cámara correspondiente o el Primer Ministro podrá solicitar al Consejo Constitucional, que se pronunciará en el plazo de ocho días”; que con arreglo al primer párrafo del artículo 8 de la ley orgánica de 15 de abril de 2009 anteriormente citada: “Los proyectos de ley son objeto de un estudio de impacto. Los documentos relativos a este estudio de impacto se adjuntan a los proyectos de ley desde su transmisión al Consejo de Estado. Se presentan en la mesa de la primera cámara solicitada al mismo tiempo que los proyectos de ley a los que remiten”; que, de conformidad con el primer párrafo del artículo 9 de la misma ley orgánica, la Conferencia de los presidentes de la cámara en cuya mesa se presenta el proyecto de ley dispone de un plazo de diez días a partir de la presentación para constatar que se incumplen las normas relativa a los estudios de impacto;

  3. Considerando que el proyecto de ley fue presentado el 31 de marzo de 2010 en la mesa de la Asamblea Nacional; que, en el plazo de diez días a partir de esta presentación, se celebró una reunión de la Conferencia de los presidentes, el 6 de abril de 2010; que esta última no constató que se habían incumplido normas relativas a los estudios de impacto; que carece de fundamento la queja relativa a la ausencia de reunión de la Conferencia de los presidentes que permite impugnar el estudio de impacto;

  4. Considerando, en segundo lugar, que según los diputados recurrentes, el hecho de fijar, en primera lectura en la Asamblea Nacional, un tiempo legislativo programado de una duración insuficiente de treinta horas y la ausencia de tiempo suplementario determinado con fundamento en el párrafo duodécimo del artículo 49 del reglamento de la Asamblea Nacional tuvo como efecto, teniendo en cuenta la amplitud de las modificaciones realizadas en comisión y el número de enmiendas presentadas en la sesión, vulnerar las exigencias de claridad y de sinceridad del debate parlamentario;

  5. Considerando, por una parte, que en este caso, el fijar treinta horas como tiempo legislativo programado inicial no era manifiestamente desproporcionado con respecto a las exigencias de claridad y de sinceridad del debate parlamentario;

  6. Considerando, por otra parte, que de acuerdo con el artículo 49 del reglamento de la Asamblea Nacional, corresponde a la Conferencia de los presidentes decidir la concesión de un tiempo para uso de la palabra suplementario; que se desprende de los debates parlamentarios que en ausencia de solicitud de un tiempo para uso de la palabra presentada en la reunión de esta conferencia, especialmente convocada a dicho efecto, esta última no pudo decidir el establecimiento de un tal tiempo para uso de la palabra; que, por consiguiente, la queja relativa a la ausencia del establecimiento de un tiempo para el uso de la palabra debe desestimarse;

  7. Considerando, en tercer lugar, que los diputados recurrentes estiman que la adopción, en el momento del examen en la Asamblea Nacional del texto elaborado por la comisión mixta paritaria, de una enmienda destinada a garantizar la constitucionalidad de un artículo del proyecto de ley, pese al rechazo de una moción de rechazo previa basada especialmente en la inconstitucionalidad del proyecto de ley, había incumplido el principio de sinceridad del debate;

  8. Considerando que se desprende del artículo 45 de la Constitución y especialmente de su primer párrafo con arreglo al cual: “Todo proyecto o proposición de ley será examinado sucesivamente en las dos cámaras del Parlamento par aprobar un texto idéntico”, que las añadiduras o modificaciones que pueden ser hechas después de la primera lectura por los miembros del Parlamento y por el Gobierno deben estar en relación directa con una disposición que queda en debate; que, sin embargo, no están sujetas a esta disposición las enmiendas destinadas principalmente a garantizar el respeto de la Constitución; que, pese al rechazo de una moción de rechazo previa, la adopción de una enmienda destinada a garantizar el respeto de la Constitución no es contraria a las exigencias constitucionales en materia de procedimiento parlamentario; que, por consiguiente, la queja relativa a la vulneración de la sinceridad del debate parlamentario debe desestimarse;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 2:
  1. Considerando que el artículo 2 modifica el artículo 21-24 del código civil que supedita la naturalización a la justificación de la asimilación a la comunidad francesa; que completa este artículo con un segundo párrafo de acuerdo con el cual: “Tras el control de su asimilación, el interesado firma la carta de derechos y de deberes del ciudadano francés. Esta carta, aprobada por decreto adoptado en Consejo de Estado, recuerda los principios, valores y símbolos esenciales de la República Francesa”;

  2. Considerando que, según los recurrentes, al remitir al poder reglamentario la aprobación de esta carta, estas disposiciones atribuyen a las autoridades administrativas el poder de establecer normas relativas a los derechos fundamentales y la nacionalidad; que, de este modo, vulneraría el alcance de la competencia del legislador y “la exigencia constitucional de claridad y de inteligibilidad de la ley”;

  3. Considerando que, en virtud del artículo 34 de la Constitución, la ley establece las normas relativas a los derechos cívicos y las garantías fundamentales concedidas a los ciudadanos para el ejercicio de las libertades públicas, así como la nacionalidad;

  4. Considerando que corresponde al legislador ejercer plenamente la competencia que le confía la Constitución y, en especial, su artículo 34; que el pleno ejercicio de esta competencia así como el objetivo de valor constitucional de inteligibilidad y de accesibilidad de la ley, que se desprende de los artículos 4, 5, 6 y 16 de la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano de 1789, le imponen adoptar disposiciones suficientemente precisas y fórmulas no equívocas; que debe efectivamente prevenir a los sujetos de derecho contra una interpretación contraria a la Constitución o contra el riesgo de arbitrariedad, sin trasladar a las autoridades administrativas o jurisdiccionales la tarea de establecer normas cuya determinación tan sólo ha sido confiada por la Constitución a la ley;

  5. Considerando que las disposiciones impugnadas no son ni oscuras ni ambiguas; que se limitan a confiar a un decreto del Consejo de Estado el encargo de aprobar una carta cuyo único objeto es “recordar los principios, valores y símbolos esenciales de la República Francesa”; que no delegan el poder de definir las normas enunciadas por la Constitución o incluidas en el ámbito de la ley; que, por consiguiente, la queja carece de fundamento;

  6. Considerando que el artículo 2 no es contrario a la Constitución;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 4:
  1. Considerando que el párrafo 6 de la sección 1 del capítulo III del título Iº bis del libro Iº del código civil contiene disposiciones comunes a ciertos modos de adquisición de la nacionalidad francesa; que el artículo 3 de la ley impugnada completa este párrafo con un artículo 21-271 con arreglo al cual: “En el momento de su adquisición de la nacionalidad francesa por decisión de la autoridad pública o por declaración, el interesado indica a la autoridad competente la o las nacionalidades que ya posee, la o las nacionalidades que conserva además de la nacionalidad francesa, así como la o las nacionalidades a las que pretende renunciar”;

  2. Considerando que, según los recurrentes, este artículo instituye una distinción entre los franceses según que hayan adquirido su nacionalidad por nacimiento o por otra vía; que además, la obligación de declarar la o las nacionalidades que conserva la persona que adquiere la nacionalidad francesa o aquellas a las que renuncia haría pesar sobre estas personas una coacción excesiva;

  3. Considerando que las disposiciones impugnadas se limitan a prever que las personas que adquieren la nacionalidad francesa por declaración o por decisión de la autoridad pública indiquen a las autoridades francesas si conservan o no otra nacionalidad; que no instituyen diferencia de trato entre las personas que tienen nacionalidad francesa; que no incumplen ninguna otra exigencia constitucional; que, por consiguiente, no son contrarias a la Constitución;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 10:
  1. Considerando que el párrafo II del artículo 10 modifica el artículo L. 221-2 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo relativo a la definición de las zonas de espera; que incorpora en este artículo un segundo párrafo con arreglo al cual: “Cuando es evidente que un grupo de al menos diez extranjeros acaba de llegar a Francia estando fuera de un punto de paso fronterizo, en un mismo lugar o en un conjunto de lugares distantes de diez kilómetros como mucho, la zona de espera se extiende, para una duración máxima de veintiséis días, desde el o los lugares en que son descubiertos los interesados hasta el punto de paso fronterizo más próximo”;

  2. Considerando que, según los recurrentes, la imprecisión de estas disposiciones tiene como efecto permitir “transformar potencialmente el conjunto del territorio nacional en zona de espera”; que, por consiguiente, no ofrecerían las garantías suficientes contra la arbitrariedad, vulnerarían el ejercicio efectivo del derecho de asilo y atentarían contra el principio de indivisibilidad de la República;

  3. Considerando, en primer lugar, que las disposiciones impugnadas tienden a responder a las dificultades de trato, con respecto a las normas de entrada en el territorio francés, de la situación de un grupo de personas que acaba de llegar a Francia encontrándose fuera de los puntos de paso fronterizo; que la extensión de la zona de espera entre el lugar en que son descubiertos los interesados y el punto de paso fronterizo más cercano tiene como efecto permitir la aplicación de las normas del título II del libro II del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo tan sólo a los extranjeros del grupo cuya llegada ha justificado la aplicación de estas disposiciones; que esta extensión no tiene incidencia en el régimen jurídico aplicable a los demás extranjeros que se encontrasen en esa zona sin pertenecer a este grupo; que, por ende, las quejas relativas a la vulneración del principio de indivisibilidad de la República y del ejercicio efectivo del derecho de asilo deben desestimarse;

  4. Considerando, en segundo lugar, que todos los miembros del grupo en causa deben haber sido identificados en el interior del perímetro definido por la ley, el cual no puede ser extenso; que los puntos de paso fronterizos son precisamente definidos y publicados en cumplimiento del b) del artículo 34 del reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo de 15 de marzo de 2006 anteriormente mencionado; que la zona de espera tan sólo se crea para un plazo de veintiséis días, el cual no puede prolongarse ni renovarse; que la parte dispositiva criticada tan sólo puede aplicarse, bajo el control del juez competente, si es manifiesto que un grupo acaba de llegar a Francia; que en estas condiciones, el legislador adoptó disposiciones suficientemente precisas y capaces de garantizar contra el riesgo de arbitrariedad;

  5. Considerando que el párrafo II del artículo 10 no es contrario a la Constitución;

  • SOBRE LOS ARTÍCULOS 12 Y 57:
  1. Considerando que el artículo 12 completa el artículo L. 222-3 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo, relativo al procedimiento de examen, por el juez de libertades y de detención, de la solicitud de mantenimiento de un extranjero en zona de espera; que completa este artículo con un párrafo con arreglo al cual: “Bajo pena de inadmisibilidad, pronunciada de oficio, ninguna irregularidad anterior a la audiencia relativa a la primera prolongación del mantenimiento en zona de espera puede ser planteada en la audiencia relativa a la segunda prolongación”; que el artículo 57 introduce en el mismo código un artículo L. 552-8 por el que se establece la misma regla de inadmisibilidad en materia de prolongación del internamiento administrativo”;

  2. Considerando que, según los recurrentes, la inadmisibilidad de las irregularidades planteadas posteriormente a la primera audiencia de prolongación del mantenimiento en zona de espera o en internamiento administrativo incumple las exigencias del artículo 66 de la Constitución que impone que la autoridad judicial pueda ejercer en cualquier circunstancia su misión de garante de la libertad individual; que solicitan en consecuencia al Consejo Constitucional que declare estas disposiciones contrarias a la Constitución o, por lo menos, que reserve los casos en que han sido planteadas las inadmisibilidades posteriormente a la primera audiencia;

  3. Considerando que, con arreglo al artículo 16 de la Declaración de 1789: “Una sociedad en la que no está establecida la garantía de derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución”; que esta disposición garantiza el derecho de las personas interesadas a ejercer un recurso jurisdiccional efectivo; que además, la buena administración de la justicia constituye un objetivo de valor constitucional que resulta de los artículos 12, 15 y 16 de la Declaración de 1789;

  4. Considerando que las disposiciones criticadas tienen como objeto consagrar, tanto para el internamiento administrativa como para el mantenimiento de la zona de espera, y generalizar al conjunto de las irregularidades la jurisprudencia del Tribunal Supremo en virtud de la cual las condiciones de interpelación de un extranjero tan sólo pueden debatirse con motivo del procedimiento abierto por la primera demanda de prolongación del mantenimiento del internamiento de este extranjero y no pueden serlo ante el juez ante quien se presenta una nueva demanda de prolongación; que las irregularidades que ya no podrán ser planteadas posteriormente a la primera audiencia de prolongación son las que era posible alegar en dicha audiencia; que al exigir que estas irregularidades se planteen en la primera audiencia ante el juez de libertades y de detención, las disposiciones impugnadas persiguen el objetivo de valor constitucional de buena administración de la justicia sin vulnerar el derecho a un recurso jurisdiccional efectivo; que, por consiguiente, los artículos 12 y 57 no son contrarios a la Constitución;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 13:
  1. Considerando que el artículo 13 modifica también el artículo L. 222-3 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo; que su 2º incorpora un tercer párrafo con arreglo al cual: “La existencia de garantías de representación del extranjero no es por sí sola susceptible de justificar el rechazo de prolongación de su mantenimiento en zona de espera”;

  2. Considerando que, según los recurrentes, al suprimir la facultad, para el juez de libertades y de detención, de tener en cuenta únicamente las garantías de representación del extranjero para decidir su puesta en libertad, esta disposición atenta contra la función del juez en su papel de garante de la libertad individual; que incumpliría, además, el principio según el cual la privación de libertad constituye una medida de excepción y no podría convertirse en el principio;

  3. Considerando que, en virtud del artículo L. 221-1 del mismo código, el mantenimiento en zona de espera de un extranjero que llega a Francia puede ser decidido bien si no tiene autorización para entrar en el territorio francés, bien si solicita su admisión por asilo; que, por consiguiente, al prohibir que la decisión que tiene como efecto permitirle a este extranjero entrar en el territorio francés se base exclusivamente en el hecho de que él presente, en Francia, garantías de representación, la disposición impugnada no incumple ninguna exigencia constitucional; que el artículo 13 no es contrario a la Constitución;

  • SOBRE LOS ARTÍCULOS 16 Y 58:
  1. Considerando que los artículos 15 y 58 modifican respectivamente los artículos L. 222-5 y L. 222-6 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y del derecho de asilo, aplicables al procedimiento de prolongación del mantenimiento en zona de espera, y el artículo L. 552-10 del mismo código, aplicable al procedimiento de prolongación del internamiento administrativo; que aumentan de cuatro a seis horas el plazo durante el cual, cuando el juez de libertades y de detención ha decidido poner fin a la medida de mantenimiento en zona de espera o de internamiento, el extranjero se mantiene a disposición judicial a fin de que el fiscal pueda, si él recurre esta decisión, presentar al primer presidente del tribunal de apelación una demanda con el objeto de que se declare su recurso de efecto suspensivo;

  2. Considerando que, según los recurrentes, la prolongación de cuatro a seis horas del plazo de mantenimiento para disposición judicial de una persona cuya puesta en libertad ha sido ordenada por el juez de libertades y de detención vulnera el artículo 66 de la Constitución;

  3. Considerando que, en su sentencia de 20 de noviembre de 2003 anteriormente citada, el Consejo Constitucional declaró conformes a la Constitución las disposiciones de las que resultan las modificadas por los artículos 16 y 58 de la ley impugnada; que, por su efecto limitado, no puede considerarse que estos últimos vulneren las exigencias constitucionales precitadas; que, por tanto, los artículos 16 y 58 no son contrarios a la Constitución;

  • SOBRE LOS ARTÍCULOS 26, 40 Y 70:
  1. Considerando que el artículo 26 modifica la primera frase del 11º del artículo L. 313 11 del código de entrada y de estancia de los extranjeros y de derecho de asilo; que esta frase prevé la emisión de pleno derecho de un permiso de residencia temporal con la indicación “vida privada y familiar” al extranjero residente habitualmente en Francia cuyo estado de salud requiere una atención médica cuya falta podría acarrearle consecuencias de excepcional gravedad; que, en la redacción actual de esta frase, la expedición de dicho permiso de residencia está supeditada a la imposibilidad para el extranjero de poder “beneficiarse efectivamente de un tratamiento apropiado en el país del que es originario”; que el artículo 26, por una parte, sustituye esta condición por la de “falta” de un tratamiento apropiado en el país de origen y, por otra parte, reserva el caso de una “circunstancia humanitaria excepcional valorada por la autoridad administrativa tras dictamen del director general de la agencia regional de salud”; que el artículo 40 de la ley impugnada, que modifica el artículo L. 511 4 del mismo código, extrae las consecuencias de esta modificación en caso de que la obligación de abandonar el territorio francés no pueda pronunciarse contra el extranjero gravemente enfermo; que el artículo 70, que modifica los artículos L. 521 3 y L. 532 4 del mencionado código, hace lo mismo, en primer lugar, en caso de que el extranjero gravemente enfermo tan sólo pueda ser objeto de una medida de expulsión “en caso de comportamientos que puedan atentar contra los intereses fundamentales del Estado, o vinculados a actividades de carácter terrorista, o que constituyan actos de provocación explícita y deliberada a la discriminación, al odio o a la violencia contra una persona determinada o un grupo de personas” y, en segundo lugar, en caso de que el extranjero gravemente enfermo esté en arresto domiciliario por no poder ser ejecutada la orden de expulsión de que es objeto;

  2. Considerando que, según los recurrentes, estas disposiciones no son conformes al objetivo de valor constitucional de inteligibilidad y de accesibilidad de la ley; que en especial, consideran que la imprecisión de la noción de “circunstancia humanitaria excepcional” tendrá como efecto suscitar diferencias de interpretación contrarias al principio de igualdad; que estiman asimismo que, por su imprecisión, el procedimiento que conduce a confiar la interpretación de esta noción a la autoridad administrativa se traducirá en una violación del secreto médico que vulneraría el respeto de la intimidad;

  3. Considerando que, por una parte, al adoptar el criterio de “falta” de un tratamiento apropiado en el país de origen o de reenvío, el legislador ha considerado terminar con las incertidumbres y diferencias de interpretación fruto de la valoración de las condiciones socioeconómicas con las que el interesado podía “efectivamente beneficiarse” de un tratamiento apropiado en este país; que, por otra parte, al reservar el caso de una circunstancia humanitaria excepcional, quiso que pudiesen tenerse en cuenta las situaciones individuales que justifican, pese a la existencia de un tratamiento apropiado en el país de origen o de reenvío, el mantenimiento en territorio francés del interesado; que, para hacerlo, confió la interpretación de esta situación individual a la autoridad administrativa informada por el dictamen del director general de la agencia regional de salud, a su vez informado por dictamen médico; que por este motivo, tan sólo el interesado puede transmitir a la autoridad administrativa los elementos sobre su estado de salud susceptibles de constituir el fundamento de su demanda; que, de este modo, las disposiciones impugnadas son precisas e inequívocas; que resulta de todo lo anterior que las quejas sobre la vulneración del objetivo de accesibilidad y de inteligibilidad de la ley y el atentando contra el derecho a la intimidad deben desestimarse; que los artículos 26, 40 y 70 no son contrarios a la Constitución;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 33:
  1. Considerando que el artículo 33 completa el primer párrafo del artículo L. 623 1 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo; que precisa que “cuando el extranjero que contrajo matrimonio ocultó sus intenciones a su cónyuge” también se incurre en las penas de cinco años de prisión de 15.000 euros de multa, que condenan el hecho de contraer un matrimonio o de reconocer un hijo con el único objetivo de obtener, o de hacer obtener, un permiso de residencia o el beneficio de una protección contra la expulsión, o tan sólo para adquirir, o hacer adquirir, la nacionalidad francesa;

  2. Considerando que, según los recurrentes, estas disposiciones crean una diferencia de trato inconstitucional entre los franceses y los extranjeros;

  3. Considerando que con arreglo al artículo 6 de la Declaración de 1789, la ley “debe ser la misma para todos, tanto para proteger como para sancionar”; que el principio de igualdad no se opone ni a que el legislador regule de forma diferente situaciones diferentes, ni a que contravenga a la igualdad por razones de interés general, siempre y cuando, en ambos casos, la diferencia de trato que resulta de ello esté en relación directa con el objeto de la ley que la establece;

  4. Considerando que al adoptar las mencionadas disposiciones, el legislador se limitó a recordar que se reprime el hecho por parte del extranjero de haber ocultado a su cónyuge de buena fe su voluntad de contraer un matrimonio tan sólo con el objetivo de obtener un permiso de residencia o el beneficio de una protección contra la expulsión o de adquirir la nacionalidad francesa; que no instituyó ninguna diferencia de trato; que, por consiguiente, la queja relativa al incumplimiento del principio de igualdad debe desestimarse; que el artículo 33 no es contrario a la Constitución;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 37:
  1. Considerando que el artículo 37 tiene como objeto la incorporación al derecho nacional de la directiva 2008/115/CE anteriormente mencionada; que para ello, propone una nueva redacción del artículo L. 511-1 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y del derecho de asilo relativo a los procedimientos de expulsión de los extranjeros ilegales;

. En lo relativo a la falta de plazo para abandonar voluntariamente el territorio:

  1. Considerando que el artículo L. 511-1 modificado precisa, en su párrafo II, que el extranjero dispone de un plazo de treinta días a partir de la notificación que se le hace de la obligación de abandonar el territorio y que la autoridad administrativa puede concederle, a título excepcional y con respecto a su situación personal, un plazo de salida voluntaria superior a treinta días; que la misma disposición prevé sin embargo que “la autoridad administrativa puede, mediante resolución motivada, decidir que el extranjero abandone urgentemente el territorio francés:
    “1º Si el comportamiento del extranjero constituye una amenaza para el orden público,
    “2º Si al extranjero se le ha rechazado la emisión o renovación de su permiso de residencia, de su resguardo de solicitud de permiso de residencia o de su autorización provisional de residencia por el motivo de que su solicitud era claramente infundada o fraudulenta,
    “3º Si existe un riesgo de que el extranjero eluda esta obligación”;

  2. Considerando que los recurrentes alegan que el legislador adoptó disposiciones manifiestamente incompatibles con la directiva que la ley tiene como objeto incorporar al derecho nacional;

  3. Considerando que con arreglo al primer párrafo del artículo 88 1 de la Constitución: “La República participa en la Unión Europea compuesta por Estados que han elegido libremente ejercer en común algunas de sus competencias en virtud del Tratado de la Unión Europea y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, texto modificado por el Tratado de Lisboa de 13 de diciembre de 2007: que, de este modo, la incorporación al derecho interno de una directiva comunitaria resulta de una exigencia constitucional;

  4. Considerando que le corresponde al Consejo Constitucional, al que se somete en la forma prevista por el artículo 61 de la Constitución una ley que tiene como objeto incorporar al derecho interno una directiva comunitaria, velar por el cumplimiento de esta exigencia; que, sin embargo, el control que él ejerce a este efecto está sujeto a un doble límite; que, en primer lugar, la transposición de una directiva no podría ir contra una norma o un principio inherente a la identidad constitucional de Francia, salvo si el constituyente lo ha consentido; que, en segundo lugar, al deber pronunciarse antes de la promulgación de la ley en el plazo previsto por el artículo 61 de la Constitución, el Consejo Constitucional no puede recurrir al Tribunal de Justicia de la Unión Europea con fundamento en el artículo 267 del tratado del funcionamiento de la Unión Europea; que, por consiguiente, tan sólo podría declarar no conforme al artículo 88-1 de la Constitución, una disposición legislativa manifiestamente incompatible con la directiva que tiene como objeto incorporar al derecho nacional; que, en cualquier caso, les corresponde a las jurisdicciones administrativas y judiciales ejercer el control de compatibilidad de la ley con respecto a los compromisos europeos de Francia y, en su caso, recurrir al Tribunal de justicia de la Unión Europea con carácter prejudicial;

  5. Considerando que la directiva 2008/115/CE anteriormente mencionada prevé en el 4 de su artículo 7 relativo a la salida voluntaria que “si existe un riesgo de fuga, o si una solicitud de residencia legal ha sido rechazada por carecer manifiestamente de fundamento o ser claramente fraudulenta, o si la persona en cuestión constituye un peligro para el orden público, la seguridad pública o la seguridad nacional, los Estados miembros pueden abstenerse de conceder un plazo de salida voluntaria o pueden conceder un plazo inferior a siete días”; que la misma directiva prevé en el 7) de su artículo 3 que hay que entender por riesgo “el hecho de que existen razones, en un caso particular y basándose en criterios objetivos definidos por la ley, de pensar que un nacional de un país tercero objeto de procedimientos de repatriación puede fugarse”;

  6. Considerando que la disposición impugnada dispensa a la administración de conceder un plazo de salida voluntaria al extranjero si existe un riesgo de que no cumpla la obligación de abandonar el territorio; que prevé que “este riesgo es visto como establecido, salvo circunstancia especial, en los siguientes casos:
    “a) si el extranjero, que no puede justificar haber entrado legalmente en territorio francés, no ha solicitado la emisión de un permiso de residencia;
    “b) si el extranjero ha permanecido en el territorio francés más allá de la duración de su visado o, si no está sujeto a obligación de visado, después del vencimiento de un plazo de tres meses a partir de su entrada en Francia, sin haber solicitado la emisión de un permiso de residencia;
    “c) si el extranjero ha permanecido en territorio francés más de un mes tras el vencimiento de su permiso de residencia, de su resguardo de solicitud de permiso de residencia o de su autorización provisional de residencia, sin haber solicitado su renovación;
    “d) si el extranjero ha eludido el cumplimiento de una precedente medida de expulsión;
    “e) si el extranjero ha falsificado o establecido con otro nombre distinto del suyo una tarjeta de residente o un documento de identidad o de viaje;
    “f) si el extranjero no presenta garantías de representación suficientes, especialmente porque no puede justificar la posesión de documentos de identidad o de viaje válidos, o porque ha ocultado elementos de su identidad, no ha declarado el lugar de su residencia efectiva o permanente, o no ha cumplido las obligaciones previstas por los artículos L. 513-4, L. 552-4, L. 561-1 y L. 561-2”;

  7. Considerando que al estimar, en los seis casos enunciados en el párrafo II del artículo L. 511-1, que existen, salvo circunstancia especial, riesgos de que el extranjero eluda la obligación que tiene de abandonar el territorio, el legislador acepta criterios objetivos que no son manifiestamente incompatibles con la directiva que la ley pretende incorporar al derecho nacional; que, por tanto, las disposiciones impugnadas no incumplen el artículo 88-1 de la Constitución;

. En lo relativo a la prohibición de retorno:

  1. Considerando que el artículo L. 511-1 modificado prevé, en su párrafo III, que la autoridad administrativa puede, mediante resolución motivada, añadir a la obligación de abandonar el territorio francés la prohibición de retorno;

  2. Considerando que los recurrentes alegan que el legislador ha incumplido las exigencias resultantes del artículo 8 de la Declaración de 1789, los derechos de la defensa y el principio de dualidad de partes, así como el cuarto párrafo del Preámbulo de la Constitución de 1946 según el cual: “Todo hombre perseguido por su acción a favor de la libertad tiene derecho de asilo en los territorios de la República”;

  3. Considerando que con arreglo al séptimo punto del párrafo III del artículo L. 511-1: “La prohibición de retorno y su duración son decididas por la autoridad administrativa teniendo en cuenta la duración de presencia del extranjero en el territorio francés, la naturaleza y la antigüedad de sus vínculos con Francia, la circunstancia de que haya sido o no objeto de una medida de expulsión y la amenaza para el orden público que representa su presencia en el territorio francés”; que la medida de prohibición de retorno también puede ser derogada por la autoridad administrativa; que una tal derogación es procedente en derecho, salvo circunstancias especiales relativas a la situación y al comportamiento del interesado, cuando ha cumplido el plazo que le era impartido por la obligación de abandonar el territorio;

  4. Considerando, en primer lugar, que la prohibición de retorno que puede acompañar a la obligación de abandonar el territorio constituye una medida de policía [medida preventiva] y no una sanción con el carácter de una condena en el sentido del artículo 8 de la Declaración de 1789; que, por consiguiente, la queja relativa a la violación de esta disposición es improcedente;

  5. Considerando, en segundo lugar, que, salvo para las resoluciones que pronuncian una sanción con carácter de castigo, las normas y principios de valor constitucional no imponen por sí mismas a las resoluciones con carácter ejecutivo adoptadas por una autoridad administrativa que sean objeto de un procedimiento contradictorio previo; que se desprende de lo anterior que la queja relativa a la violación de los derechos de la defensa y del principio de la dualidad de partes debe desestimarse;

  6. Considerando, en tercer lugar, que la demanda de derogación de la prohibición de retorno tan sólo es admisible si el extranjero que la solicita justifica residir fuera de Francia; que esta condición no vulnera el derecho de asilo puesto que el rechazo de entrada en el territorio no impide, así como prevé el artículo L. 213-2 del mencionado código, la presentación de una demanda de asilo en la frontera;

  7. Considerando, en cuarto lugar, que la medida así instituida no es manifiestamente incompatible con el artículo 11 de la directiva 2008/115/CE que tiene como objeto incorporar al derecho interno;

  8. Considerando que el artículo 37 de la ley impugnada no es contrario a la Constitución;

  • SOBRE LOS ARTÍCULOS 44, 47, 51 Y 56:
  1. Considerando que los artículos 44, 47, 51 y 56 tienen como objeto incorporar al derecho interno la directiva 2008/115/CE anteriormente mencionada; que modifican para ello la redacción de los artículos L. 551-1, L. 561-1 a L. 561-3, L. 552-1 y L. 552-7 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo y añaden los artículos L. 552-4-1 y L. 562-1 a L. 562-3;

  2. Considerando que los recurrentes alegan que los artículos 44 y 51, al prever un plazo de cinco días antes de que intervenga el juez de libertades y de detención para autorizar el mantenimiento de un extranjero en internamiento, incumplen el artículo 9 de la Declaración de 1789 y el artículo 66 de la Constitución; que afirman además que el artículo 44 así como el artículo 47 que propone una nueva redacción del artículo L. 561-2 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo incumplen los objetivos establecidos por la directiva que se trata de incorporar al derecho interno; que las mismas disposiciones del artículo 47 atentarían asimismo contra la libertad individual o al menos contra la libertad de ir y venir; que también se quejan de que el artículo 56 vulnera el artículo 9 de la Declaración de 1789 al instituir un rigor innecesario con respecto a la libertad individual;

. En lo relativo a la queja referida al incumplimiento de los objetivos de la directiva:

  1. Considerando que el artículo 44 de la ley impugnada modifica el artículo L. 551-1 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo; que este último artículo así modificado prevé que a menos de que esté en arresto domiciliario en cumplimiento del artículo L. 561-2, el extranjero que no puede abandonar inmediatamente el territorio francés puede ser internado por la autoridad administrativa en locales no dependientes de la administración penitenciaria, durante cinco días;

  2. Considerando que el artículo 47 modifica la redacción del artículo L. 561-2 de la siguiente forma: “En los casos previstos en el artículo L. 551 1, la autoridad administrativa puede decretar una decisión de arresto domiciliario respecto al extranjero para quien el cumplimiento de la obligación de abandonar el territorio sigue siendo una perspectiva razonable y que presenta garantías de representación efectivas capaces de prevenir el riesgo, mencionado en el II del artículo L. 511 1, de que eluda esta obligación. Son aplicables los tres últimos párrafos del artículo L. 561 1, sin perjuicio de la duración máxima del arresto que no puede exceder una duración de cuarenta y cinco días, renovable una vez”;

  3. Considerando que el 1 del artículo 15 de la directiva 2008/115/CE dispone que: “A no ser que otras medidas suficientes, pero menos coercitivas, puedan aplicarse eficazmente en un caso particular, los Estados miembros únicamente pueden internar al nacional de un país tercero que haya sido objeto de procedimientos de repatriación para preparar el retorno y/o proceder a la expulsión cuando: a) existe un riesgo de fuga, o b) el nacional en cuestión de un país tercero evita o impide la preparación de la repatriación o del procedimiento de expulsión. Cualquier internamiento es lo más breve posible y tan sólo se mantiene durante el dispositivo de expulsión y se cumple con toda la diligencia requerida”; que en virtud de estas disposiciones, el internamiento tan sólo es posible si el arresto domiciliario no es suficiente para evitar el riesgo de que el interesado incumpla la obligación de abandonar el territorio de la que es objeto;

  4. Considerando que las disposiciones impugnadas de los artículos 44 y 47 no son manifiestamente incompatibles con los objetivos de la directiva que la ley impugnada tiene como objeto incorporar al derecho nacional;

. En lo relativo a la queja relativa a la vulneración de la libertad individual:

  1. Considerando que el artículo 66 de la constitución dispone que: “Nadie podrá ser detenido arbitrariamente. -La autoridad judicial, garante de la libertad individual, asegurará el respeto de este principio en la forma prevista por la ley”; que, en el ejercicio de su competencia, el legislador puede establecer modalidades de intervención de la autoridad judicial diferentes según la naturaleza y el alcance de las medidas que afectan a la libertad individual que pretende decretar; que la libertad individual cuya protección confía el artículo 66 de la Constitución a la autoridad judicial tan sólo se puede considerar salvaguardada si el juez judicial interviene en el plazo más corto posible;

  2. Considerando que ninguna norma con valor constitucional garantiza a los extranjeros derechos de carácter general y absoluto de acceso y de residencia en el territorio nacional; que las condiciones para su entrada y residencia pueden verse restringidas por medidas de policía administrativa que otorgan a la autoridad pública amplios poderes y que reposan en reglas específicas; que el objetivo de lucha contra la inmigración ilegal se inscribe en la salvaguardia del orden público que es una exigencia de valor constitucional;

  3. Considerando que, de acuerdo con la concepción francesa de la separación de los poderes, figura entre los principios fundamentales reconocidos por las leyes de la República aquel según el cual, exceptuadas las materias reservadas por naturaleza a la autoridad pública judicial, depende en última instancia de la competencia de la jurisdicción administrativa la anulación o la modificación de las decisiones tomadas, en el ejercicio de las prerrogativas del poder público, por las autoridades que ejercen el poder ejecutivo, sus agentes, las entidades territoriales de la República o los organismos públicos que están bajo su autoridad o su control;

  4. Considerando que el internamiento de un extranjero que no puede abandonar inmediatamente el territorio debe respetar el principio, resultante del artículo 66 de la Constitución, según el cual la libertad individual no podría ser obstaculizada por un rigor que no sea necesario; que corresponde al legislador garantizar la conciliación entre, por una parte, la prevención de los atentados contra el orden público necesario para la salvaguardia de los derechos y principios de valor constitucional, así como las exigencias de una buena administración de la justicia y, por otra parte, el ejercicio de las libertades constitucionalmente garantizadas; que entre ellas figura la libertad individual cuya protección confía el artículo 66 de la Constitución a la autoridad judicial; que las vulneraciones del ejercicio de estas libertades deben ser adaptadas, necesarias y proporcionales a los objetivos perseguidos;

67.Considerando que el artículo 34 de la Constitución dispone que la ley establece normas relativas a las garantías fundamentales concedidas a los ciudadanos para el ejercicio de las libertades públicas; que el legislador puede en todo momento, al resolver en el ámbito de su competencia, adoptar nuevas disposiciones cuya conveniencia le corresponde valorar y modificar textos anteriores o derogarlos sustituyéndolos, en su caso, por otras disposiciones, puesto que, en el ejercicio de este poder, no priva de garantías legales exigencias constitucionales;

  • En lo referido al arresto domiciliario previsto por el artículo L. 561-2 modificado:
  1. Considerando que el artículo impugnado prevé que la autoridad administrativa puede tomar, respecto a un extranjero que podría ser internado en locales no dependientes de la administración penitenciaria, una medida de arresto domiciliario si el cumplimiento de la obligación de abandonar el territorio sigue siendo una perspectiva razonable y si presenta garantías de representación; que puesto que una tal medida no conlleva privación de libertad individual alguna, la queja resultante del incumplimiento del artículo 66 de la Constitución carece de fundamento;
  • En lo referido a la prolongación del internamiento más de cinco días:
  1. Considerando que los artículos 44 y 51 prevén que el extranjero que no puede abandonar inmediatamente el territorio francés puede ser internado por la autoridad administrativa durante cinco días y aumentan de cuarenta y ocho horas a cinco días el periodo de tiempo al término del cual se recurre al juez de libertades y detención con objeto de la prolongación del internamiento; que el juez de libertades y detención resuelve en el plazo de veinticuatro horas respecto a dicha cuestión;

  2. Considerando, además, tal y como recuerda el artículo L. 554-1 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo, que no ha sido modificado, que un extranjero tan sólo puede estar en internamiento durante el tiempo estrictamente necesario para su salida, debiendo realizarse cualquier diligencia para ello por parte de la administración;

  3. Considerando que la ley impugnada también tiene como objeto, en sus artículos 48 y siguientes, modificar las normas relativas al contencioso administrativo de expulsión; que prevé especialmente que el interesado puede presentar al juez administrativo una solicitud de anulación de la decisión que le obliga a abandonar el territorio, de la decisión relativa a la residencia, de la decisión por la que se rechaza un plazo de salida voluntaria, de la decisión en la que se menciona el país de destino y de la decisión de prohibición de retorno al territorio francés que eventualmente la acompañan; que en caso de ser internado, el extranjero, además de poder impugnar la medida de expulsión, también puede solicitar, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la modificación, la anulación de la decisión de internamiento; que el juez administrativo se pronuncia como muy tarde setenta y dos horas tras haberle sido sometida la solicitud; que el interesado es puesto en libertad si esta medida es anulada; que lo mismo ocurre si se anula la obligación de abandonar el territorio francés o la decisión de negar un plazo para la salida voluntaria;

  4. Considerando que el legislador ha pretendido, en cumplimiento de las reglas de reparto de competencia entre los órdenes de jurisdicción, que el juez administrativo resuelva rápidamente sobre la legalidad de las medidas administrativas relativas a la expulsión de los extranjeros antes de que intervenga el juez judicial; que al organizar el contencioso así, el legislador ha tenido como objetivo garantizar el examen prioritario de la legalidad de estas medidas y, en interés de una buena administración de la justicia, permitir un tratamiento más eficaz de los procedimientos de expulsión de los extranjeros en situación irregular; que al prever que tan sólo se recurrirá al juez judicial, con objeto de la prolongación del internamiento, al término de un plazo de cinco días a partir de la decisión de internamiento, ha garantizado entre la protección de la libertad individual y los objetivos con valor constitucional de buena administración de la justicia y de protección del orden público, una conciliación que no está desequilibrada;

  5. Considerando que cuando el extranjero ha sido puesto en internamiento administrativo tras una medida de detención, la protección constitucional de la libertad individual exige que la duración de la detención sea tenida en cuenta para determinar el plazo antes de cuyo vencimiento debe intervenir una jurisdicción del orden judicial; que en caso de que el Fiscal prolongue la detención, su duración puede llegar a ser de hasta cuarenta y ocho horas; que, sin embargo, las disposiciones impugnadas no podrían, sin vulnerar el artículo 66 de la Constitución, permitir que el extranjero privado de su libertad sea efectivamente presentado ante un magistrado del tribunal tras vencer un plazo de siete días a partir del inicio de la detención; que, con dicha reserva, los artículos 44 y 51 no son contrarios a la Constitución;

  • En lo referido a la prolongación del internamiento para una duración máxima de cuarenta y cinco días:
  1. Considerando que en virtud del artículo 56 de la ley impugnada, que modifica el artículo L. 552-7 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo, puede recurrirse al juez de libertades y detención cuando ha pasado un plazo de veinte días tras el vencimiento del plazo de cinco días mencionado en el artículo L. 552-1 y en caso de urgencia absoluta o de amenaza de una especial gravedad para el orden público, o cuando la imposibilidad de ejecutar la medida de expulsión resulta de la pérdida o de la destrucción de los documentos de viaje del interesado, del ocultamiento por su parte de su identidad o de la obstrucción voluntaria a su expulsión; que, si el juez ordena la prolongación del internamiento, el auto de prolongación es efectivo a partir del vencimiento del plazo de veinte días y durante un nuevo periodo de una duración máxima de veinte días;

  2. Considerando que las disposiciones impugnadas no modifican las disposiciones anteriormente mencionadas según las cuales el extranjero tan sólo puede mantenerse en internamiento durante el tiempo estrictamente necesario para su salida, debiendo realizar cualquier diligencia para ello la administración; que, como ha sido juzgado en el considerando 66 de la sentencia de 20 de noviembre de 2003 anteriormente mencionada, la autoridad judicial conserva la posibilidad de interrumpir en cualquier momento la prolongación del mantenimiento del internamiento, por su propia iniciativa o a petición del extranjero, cuando las circunstancias de derecho o de hecho lo justifican; que, con esta reserva, las quejas invocadas deben desestimarse;

    • En lo referido a la prolongación del internamiento durante una duración máxima de dieciocho meses:
  3. Considerando que las disposiciones impugnadas del cuarto párrafo del artículo 56 de la ley impugnada que modifican el cuarto párrafo del artículo L. 552-7 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo tienen como efecto permitir aumentar hasta dieciocho meses la duración del internamiento administrativo de un extranjero; que esta medida se puede aplicar a los extranjeros que han sido condenados a una pena de prohibición de entrada por actos de terrorismo previstos por el título II del libro IV del código penal o aquellos contra quienes ha sido pronunciada una medida de expulsión por comportamiento vinculado con actividades de carácter terrorista penalmente constatadas; que la duración máxima del internamiento se fija, en un primer tiempo, en seis meses; que tan sólo puede renovarse si existe una perspectiva razonable de ejecución de la medida de expulsión y si ninguna decisión de arresto domiciliario permitiese un control suficiente de este extranjero; que al permitir prolongar doce meses el internamiento administrativo de un extranjero “cuando, pese a las diligencias de la administración, la expulsión no puede ejecutarse debido ya sea a la falta de cooperación del extranjero, ya sea a los retrasos para obtener por parte del consulado del que depende los documentos de viaje necesarios”, estas disposiciones vulneran la libertad individual de forma contraria a lo previsto por el artículo 66 de la Constitución; que, por consiguiente, la última frase del cuarto párrafo del artículo L. 552-7 del mismo código, tal y como resulta del artículo 56 de la ley impugnada, debe declararse contrario a la Constitución;

. En lo relativo a la queja resultante de la vulneración de la libertad de ir y de venir:

  1. Considerando que los recurrentes se quejan de que el artículo L. 561-2 tal y como resulta de la redacción del artículo 47 vulnera la libertad de ir y venir;

  2. Considerando que le corresponde al legislador garantizar la conciliación entre, por una parte, la prevención de los atentados contra el orden público y, por otra parte, el respeto de los derechos y libertades reconocidos a todos los que residen en el territorio de la República; que entre estos derechos y libertades figura la libertad de ir y venir;

  3. Considerando que la medida de arresto domiciliario prevista por la disposición impugnada sustituye una medida de internamiento en locales no dependientes de la administración penitenciaria; que una medida tal, puesta bajo control del juez administrativo que valora su necesidad, no constituye una vulneración desproporcionada de la libertad de ir y de venir;

  4. Considerando que resulta de lo anterior que salvo la última frase del cuarto párrafo del artículo L. 552-7 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y del derecho de asilo y con las reservas enunciadas en los considerandos 73 y 75, los artículos 44, 51 y 56 de la ley impugnada, así como el artículo L. 561-2 del mencionado código son conformes a la Constitución;

  • SOBRE LOS ARTÍCULOS 73 A 88:
  1. Considerando que los recurrentes no formulan ninguna queja particular contra estos artículos; no ha lugar a examinarlos de oficio;
  • SOBRE EL ARTÍCULO 94:
  1. Considerando que el artículo 94 extiende a los extranjeros cuyo acceso al territorio está prohibido la sanción de tres años de prisión prevista por el primer párrafo del artículo L. 624-1 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y del derecho de asilo contra extranjeros que no cumplen sus obligaciones en materia de expulsión;

  2. Considerando que, según los recurrentes, estas nuevas disposiciones constituyen un error manifiesto de adaptación al derecho nacional de los artículos 15 y 16 de la directiva 2008/115/CE por sancionar a los extranjeros que no cumplen sus obligaciones en materia de expulsión; que indican que el Tribunal de justicia de la Unión Europea juzgó que esta directiva se opone a una reglamentación que prevé la imposición de una pena de prisión a un nacional de un país tercero con residencia ilegal por el único motivo de que éste permanece, incumpliendo la orden de abandonar el territorio de este Estado en un plazo determinado, en dicho territorio sin motivo justificado;

  3. Considerando que las disposiciones impugnadas no tienen como objeto adaptar al derecho nacional la directiva 2008/115/CE; que, por consiguiente, la queja resultante de la vulneración del artículo 88-1 de la Constitución carece de fundamento;

  4. Considerando que el artículo 94 de la ley impugnada no es contrario a la Constitución;

  5. Considerando que el 2º del artículo 95 completa el artículo L. 731 2 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo con un párrafo redactado como sigue: “El beneficio de asistencia jurídica gratuita tan sólo puede ser solicitado en el marco de un recurso presentado contra una decisión de la Oficina francesa de protección de los refugiados y apátridas por la que se desestima una solicitud de nuevo examen cuando el recurrente, con motivo de una precedente solicitud, fue oído por la oficina así como por la Corte nacional del derecho de asilo, con la asistencia de un abogado nombrado en el marco de la asistencia judicial”;

  6. Considerando que los recurrentes afirman que la supresión del beneficio de la asistencia judicial en caso de nuevo examen de una solicitud de asilo vulnera el derecho a un recurso jurisdiccional efectivo; que añaden que es manifiestamente incompatible con la directiva 2005/85/CE del Consejo de 1º de diciembre de 2005 relativa a normas mínimas sobre el procedimiento de concesión y de retirada del estatuto de refugiado;

  7. Considerando que la asistencia judicial puede ser solicitada por cualquier extranjero que presente una primera solicitud de asilo; que también puede serlo en el marco de un nuevo examen de su solicitud puesto que él no se ha beneficiado de esta asistencia por la presentación de su primera solicitud; que las disposiciones impugnadas, que garantizan al extranjero que será oído una vez por la Corte nacional del derecho de asilo con la asistencia de un abogado, no incumplen el derecho a un recurso efectivo ante una jurisdicción;

  8. Considerando, en segundo lugar, que las disposiciones impugnadas no tienen como objeto garantizar la adaptación al derecho nacional de una directiva; que, por consiguiente, la queja de que vulnerarían el artículo 88-1 de la Constitución no es procedente;

  9. Considerando que el artículo 95 de la ley impugnada no es contrario a la Constitución;

  • SOBRE EL ARTÍCULO 98:
  1. Considerando que el artículo 98 completa el artículo L. 733 1 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y de derecho de asilo; que permite a la Corte nacional del derecho de asilo recurrir a medios de comunicación audiovisual para oír a los recurrentes que desean hacer observaciones para apoyar su recurso; que dispone, especialmente, que “el recurrente que, siendo residente en Francia metropolitana, se niegue a ser oído por un medio de comunicación audiovisual es convocado, a petición suya, en los locales de la corte”;

  2. Considerando que, según los recurrentes, al reservar únicamente a las personas que se encuentran en el territorio metropolitano la facultad de ser oídos en los locales de la corte, estas disposiciones son contrarias al principio de igualdad, así como al derecho a un juicio justo y equitativo;

  3. Considerando, en primer lugar, que al permitir que se puedan celebrar audiencias mediante comunicación audiovisual, el legislador ha pretendido contribuir a la buena administración de la justicia y al buen uso de los fondos públicos; que ha previsto que la sala de audiencia utilizada debe estar especialmente acondicionada para ello, abierta al público y situada en locales dependientes del ministerio de justicia; que la audiencia debe desarrollarse en directo garantizando la confidencialidad de la transmisión; que el interesado tiene derecho a obtener la comunicación de la integridad de su expediente; que, si cuenta con asistencia letrada, el letrado estará físicamente presente a su lado; que se redacta un acta o se realiza una grabación audiovisual o sonora de las operaciones; que resulta del conjunto de estas medidas que las disposiciones impugnadas garantizan de forma suficiente la celebración de un juicio justo y equitativo;

  4. Considerando, en segundo lugar, que la Corte nacional de derecho de asilo, competente para el conjunto del territorio de la República, tiene su sede en el territorio metropolitano; que, en estas condiciones, la diferencia instaurada entre las personas que se encuentran en el territorio metropolitano y las demás no incumple el principio de igualdad;

  5. Considerando que el artículo 98 de la ley impugnada no es contrario a la Constitución;

  6. Considerando que no ha lugar, para el Consejo Constitucional, a plantear de oficio ninguna cuestión de conformidad con la Constitución,

D E C I D E:

Artículo 1º.- Se declara contrario a la Constitución, al artículo 56 de la ley relativa a la inmigración, la integración y la nacionalidad, la última frase del cuarto párrafo del artículo L. 552-7 del mismo código.

Artículo 2.- Los artículos 44 y 51 de la misma ley, así como el resto del artículo 56 se declaran conformes a la Constitución con las reservas indicadas en los considerandos 73 y 75;

Artículo 3.- Se declaran conformes a la Constitución las siguientes disposiciones de la misma ley:

  • los artículos 2, 4, 12, 13, 16, 26, 33, 40, 57, 58, 70, 73 a 88, 95 y 98
  • el II del artículo 10;
  • en el artículo 47, el artículo L. 561-2 del código de entrada y de residencia de los extranjeros y del derecho de asilo;

Artículo 4.- La presente sentencia será publicada en el Journal officiel [Boletín Oficial] de la República Francesa.

Deliberado por el Consejo Constitucional en su sesión del 9 de junio de 2011, en la que estaban presentes: Don Jean-Louis DEBRÉ, Presidente, Don Jacques BARROT, Doña Claire BAZY MALAURIE, Don Guy CANIVET, Don Michel CHARASSE, Don Renaud DENOIX de SAINT MARC, Doña Jacqueline de GUILLENCHMIDT, Don Hubert HAENEL y Don Pierre STEINMETZ.

À voir aussi sur le site : Communiqué de presse, Commentaire, Dossier documentaire, Législation consolidée, Dossier complet sur le site du Sénat, Dossier complet sur le site de l'Assemblée nationale, Projet de loi adopté le 11 mai 2011 (T.A. n° 112), Saisine par 60 sénateurs, Saisine par 60 députés, Observations du Président de l'Assemblée nationale, Observations du gouvernement, Réplique par 60 sénateurs, Réplique par 60 députés, Références doctrinales.